Venezuela

En medio de retórica y sin rumbo claro, chavismo despojó a la moneda de 14 ceros desde 2008

El camino oficial no se ha traducido en un mejor piso para la economía ni el control inflacionario / Foto: Caraota Digital

El expresidente Hugo Chávez y ahora el gobernante Nicolás Maduro optaron por un camino que, hasta 2021, no se ha traducido en un mejor piso para la economía ni el control inflacionario

La reconversión monetaria, que regirá en Venezuela desde el primero de octubre, es la tercera del chavismo desde el año 2008. Primero el expresidente Hugo Chávez y ahora el gobernante Nicolás Maduro optaron por un camino que, hasta 2021, despojó de 14 ceros a la moneda, pero que no se ha traducido en un mejor piso para la economía.

“Ante la nueva reconversión monetaria en Venezuela en 2021, no olvidemos todos los ceros caídos en menos de 15 años. En 2008 le quitan 3 ceros, en 2018, 5 ceros y, en 2021, 6 ceros”, puntualizó la economista Anabella Abadí, este 5 de agosto.

De acuerdo con el anuncio del Banco Central de Venezuela, la reconversión monetaria de 2021, que se concreta tras una ola de rumores, el cambio en la escala monetaria está sustentado “en la profundización y desarrollo de la economía digital”. 

Para el ente emisor, se trata de un hito histórico necesario, en un momento en el que el país “comienza el camino de la recuperación económica”, tras las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

Con la nueva medida, el gobierno de Maduro dijo que el bolívar digital no afecta el valor de la moneda. Destacó el BCV que, para facilitar su uso, el bolívar se está llevando a una escala monetaria sencilla: “Todo importe monetario y todo aquello expresado en moneda nacional, se dividirá entre un millón (1.000.000)”.

El economista José Guerra, parlamentario de la Asamblea Nacional (AN) de 2015, señaló que se trata de un mero ajuste cosmético. “La reconversión no va a disminuir la inflación. Es cosmético para facilitar los cálculos, porque ya las computadoras, los sistemas de pago, estaban colapsados por la cantidad de ceros”, aseveró.

Por su parte, Luis Oliveros, también economista, dijo que sería importante que la reconversión monetaria “traiga no solo esa tijera de seis ceros, sino también la actualización de las cifras macroeconómicas del país como el Producto Interno Bruto (PIB) y la inflación”.

Lo prometido en 2008

 “Espero que el 4 de febrero de 2008, cuando celebremos otro aniversario del Día de la Dignidad, ya tengamos en circulación nuestro nuevo bolívar, el bolívar fuerte”, dijo el expresidente Hugo Chávez, en febrero de 2007.

En 2008, la reconversión monetaria significó la reexpresión de la unidad del sistema monetario venezolano, el bolívar, al dividir su valor facial entre 1.000. Esto llevó la emisión de nuevos billetes y monedas y el uso de una nueva denominación: “el bolívar fuerte”.

“Esa reconversión monetaria se presentó por parte de algunos voceros del gobierno del presidente Hugo Chávez como una medida para contener la inflación. Conviene recordar que ante la avalancha propagandística del BCV presentando esa reconversión como la panacea a la inflación, varios economistas levantamos nuestra voz diciendo que, si bien era procedente realizar la reconversión debido a la desactualización del cono monetario como resultado de la inflación, era una irresponsabilidad decir que esa medida en si misma contribuiría a detener el alza de los precios”, señaló José Guerra, en junio pasado, e un análisis publicado en Finanzas Digital.

Según el expresidente Hugo Chávez, con el bolívar fuerte se beneficiaría a la población y se atacaría a la inflación al arrebatarle tres ceros a la moneda.

En marzo de 2007, el BCV anunció que “durante al menos seis meses, contados desde el inicio del próximo año, circularán simultáneamente los bolívares actuales y los bolívares fuertes. Luego de finalizada esta etapa de transición, se mantendrá por todo el tiempo necesario el canje, de manera que el público pueda acudir a las instituciones financieras y al propio BCV a cambiar las viejas especies monetarias por las nuevas”. Pero, en la práctica, ambas monedas coexistieron durante varios años.

De hecho, en diciembre de 2011, el ente emisor señaló que hasta el 31 de diciembre de ese año podrían circular los billetes y monedas metálicas del viejo cono monetario.

Bolívar soberano

“A partir del próximo lunes Venezuela va a tener dos unidades contables: la primera unidad contable el Bolívar Soberano, pero a partir del lunes que viene Venezuela va a tener una segunda unidad contable a partir del precio del Petro, del valor del Petro, va a ser la segunda unidad contable de la República”, señaló Nicolás Maduro, el 14 de agosto de 2018.

Maduro sostuvo que los cambios formaban parte del Plan de Recuperación Económica que arrancó el lunes 20 de agosto con la entrada en vigencia del nuevo cono monetario.

 “Es el arranque del Programa de Recuperación Económica y la coexistencia o cohabitación de ambas series de billetes. Se irá extinguiendo de acuerdo al desarrollo del nuevo cono monetario como siempre ha ocurrido en estos casos de reconversión monetaria”, aseveró entonces el gobernante.

Por si fuera poco, Maduro informó que el nuevo sistema salarial y el sistema de fijación de precios de los bienes y servicios estarán anclados al Petro.

 “Eso va a significar una mejoría sustancial de los ingresos de los trabajadores y las trabajadoras venezolanas y va a significar una estabilidad y que vuelva a aparecer el Precio Máximo de Venta al Público que debe ser respetado de manera escrupulosa”, ofertó el gobernante.

El economista Ángel Alvarado, diputado de la AN de 2015, advirtió que “quitarle ceros a la moneda no mejora la capacidad adquisitiva del venezolano. Por 800 se han multiplicado los precios desde la reconversión de 2018″.

A su juicio, Venezuela requiere acceder a los derechos especiales de giro que están disponibles en el Fondo Monetario Internacional (FMI) para abatir la hiperinflación”.

Caracas / Corresponsalía

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo