Locales

Pozos de agua mantienen presos a los vecinos de Cantarrana, en Sucre

Los vecinos del sector Cantarrana parecieran haber recibido casa por cárcel sin cometer ningún delito. ¿El motivo? Según denuncian los habitantes de esta comunidad, ubicada en el estado Sucre, los estancamientos de aguas en la calle 5 de Julio, impiden que muchos de ellos puedan salir de sus viviendas a hacer sus diligencias.

Para el residente Julian Véliz, las vías del referido sector se convierten en un río cada vez que llueve. Pero la situación no sólo los afecta cuando cae agua del cielo, sino también cuando esta cesa, pues las pronunciadas “troneras” allí existentes generan el empozamiento del líquido.

“Lo peor que pasan días para poder secarse el agua, porque no hay un sistema de alcantarillas, el agua no corre, no hay un mantenimiento de la cunetas”, denunció.

Acotó que en algún momento la alcaldía de la entidad acudió al lugar para tapar los huecos con un asfalto. Sin embargo, el vecino calificó de “mal hecho” el trabajo ejecutado por las autoridades locales. “Quedaron muchos baches y se hace una laguna que permite que el agua se mantenga estancada por días”, manifestó.

Para Véliz, cada vez que llueve el temor se apodera de los habitantes de Cantarrana. “Uno queda preso en sus casas y uno no puede hacer sus diligencias. Es difícil salir. Es imposible, al menos que vayas en carro o en bicicleta, pero corres el riesgo de bañarte los pies”, expuso.

La insalubridad es otra de las preocupaciones. Los afectados, que son alrededor de 100 familias, temen la proliferación de enfermedades en la zona, pues las aguas que fluyen por las calles traen consigo desechos sólidos de otros sectores.

Pese a que alguna vez acudieron al sector, los vecinos reiteran su llamado a las autoridades para que puedan solventar este problema que “desde hace muchos años” los perjudica. Pensamos que lo iban a solucionar y fue peor”, expresaron.

Sucre / Carlos Morales

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo