Reportajes

Sindicato: sólo 25% de recuperación lleva la UDO a pocos días del retorno a clases presenciales

Estado. Déficit de seguridad, de personal de limpieza y alumbrado público ha impedido mejorar las condiciones de la Universidad de Oriente, Núcleo de Anzoátegui / Fotos: Arturo Ramírez

En varias oportunidades, el presidente Nicolás Maduro ha reiterado que el regreso a clases presenciales será en octubre y “a lo grande”.       

Sin embargo, para los estudiantes de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo de Anzoátegui, esta posibilidad está en veremos en vista de las condiciones en que se encuentran las instalaciones, las cuales han sido desmanteladas antes y durante la pandemia.    

 Y es que, según el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Oriente (Sintraudo), Ignacio Díaz, sólo 25% de recuperación llevan las áreas de esta casa de estudios, desde que la Corporación del estado Anzoátegui (Corpoanzoátegui) decidió, a finales de enero, apoyar con un plan de rehabilitación.    

 “Lo que se ha hecho es desmalezar, más que todo. Se han acondicionado 102 salones de cursos Básicos e Ingeniería con limpieza, pintura y seguridad. Aparte, se pintó la fachada de la biblioteca, la del comedor, la entrada del Núcleo, se acondicionaron dos de los cuatro pisos de la biblioteca y la cancha de softbol, que esto último tengo entendido que lo hizo una empresa privada”, expresó.    

De acuerdo con lo señalado por Díaz, faltan alrededor de 300 aulas de las otras escuelas, como la  de Medicina y Ciencias Administrativas, que aún no han sido tomadas en cuenta.    

 “Para el regreso de las clases presenciales todo es importante, pero el corazón de aquí son los laboratorios y talleres, unos 80 aproximadamente. Eso es lo primordial que se debería atacar para las prácticas”, señaló.    

Al realizar un recorrido por algunas de las áreas se constató que, por ejemplo, la mayoría de los departamentos de las escuelas tienen las puertas violentadas y materiales arrumados, como consecuencia de la incursión de amigos de lo ajeno, quienes alborotan en busca de objetos de valor.

Inversión  millonaria

El secretario general de Sintraudo, Ignacio Díaz, puntualizó que, según especialistas, se requiere un millón de dólares, aproximadamente, para restituir la electricidad de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo de Anzoátegui. 

”Se han robado todos los cables, por el cobre que tienen por dentro. Todas las áreas están a oscuras y eso amerita una buena inversión”. 

En este sentido, instó a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) a empezar a dar respuestas ante algunos proyectos planteados.

Seguridad

Según lo explicado por Díaz, el  plan que empezó a ejecutar Corpoanzoátegui contemplaba la implementación de un sistema de seguridad para resguardar lo que quedaba en la universidad, pero, supuestamente, desde hace menos de tres meses se han registrado nuevos hurtos.

“En Medicina están los policías, 12 o 15, y se pierden unas sillas de la biblioteca, que está a menos de 50 metros. En el sótano había 2.500 sillas, como hasta hace dos meses y medio, que compró la universidad para los actos de grado y ahora hay 1.500. Eso no se lleva en los hombros”, resaltó.

Pero más allá de la escasa vigilancia que existe para las 40 hectáreas que tiene el Núcleo, trabajadores advirtieron que el problema se ha acentuado por la falta de alumbrado. Actualmente, sólo han colocado unas contadas luces solares en la entrada, en periodo de prueba, pero el resto de las áreas están a oscuras. 

Hurto.  Delincuentes han cargado con cables, materiales de aluminio que están en techos,  puertas y ventanas hasta desvalijar algunas áreas

 “Se tenía un proyecto para colocar una línea que llegara por detrás del Decanato y empalmara en la biblioteca, para tener, por lo menos, luz en Ingeniería Industrial hasta el auditorio, pero Corpoelec no viene. Tenemos ese problema, porque también los policías dicen que ellos no se van  a meter por ahí sin luz y tienen razón”, acotó el dirigente sindical. 

La poca iluminación, aunada al escaso número de obreros,  también ha impedido avanzar en la limpieza de algunas áreas administrativas.

Aunque cuentan con la ayuda de personal de Corpoanzoátegui que labora en las áreas externas, Agustín Villalba, secretario general del Sindicato de Obreros de la Universidad de Oriente (Soudo), manifestó que se necesita unos 400 trabajadores de limpieza y mantenimiento para poder comenzar, en octubre, las clases presenciales. 

  “El personal que tenemos ahorita no se da abasto y el apoyo que nos brindan es muy poco porque cuando terminan un área, la otra ya está sucia de nuevo. Se pierde el trabajo, si no hay un mantenimiento eficaz”, resaltó.


Derrame.  Se ha hecho usual el desbordamiento de aguas blancas producto del hurto de piezas de grifería en varias áreas de la Universidad de Oriente
Fachada.  La entrada de la UDO y algunas áreas cercanas son las que han sido acondicionadas en 40 hectáreas de extensión 

 Puerto La Cruz / Elisa Gómez

(Visited 1 times, 4 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo