Reportajes

Hasta las bolsas de pan les roban a los vecinos de Portugal Arriba

Basura, aguas negras y huecos “decoran” la calle Juncal de Portugal Arriba/ Foto: Javier Guaipo

La inseguridad es una de las tantas preocupaciones que tienen los vecinos de Portugal Arriba, donde, contaron, hasta las bolsas de pan les arrebatan a las personas en las calles de ese sector barcelonés.

Tal es el peligro que por las arremetidas delictivas se vive diariamente en esta comunidad que como protección, las personas optan por movilizarse en grupos, evitando a toda costa circular solas, sobre todo en las tardes.

Y no es para menos, tomando en cuenta los testimonios de los integrantes de la comunidad. El ciudadano Carlos Gallardo relató que, hace un par de semanas, vio desde una de las ventanas de su casa cuando unos motorizados interceptaron a un muchacho en la calle El Taller para quitarle su celular.

“El joven iba hablando por teléfono y se le acercaron dos tipos en moto. El `parrillero´ le intentó arrebatar el dispositivo, pero el `chamo´ forcejeó. No obstante, los malhechores se salieron con la suya y se fueron de inmediato”.

Gallardo, quien lleva 10 años residenciado en la barriada capitalina, indicó que este suceso ocurrió a eso de las 4:00 pm y añadió que de noche la situación es mucho peor, debido al casi inexistente alumbrado público.

“Aquí, en las madrugadas, tú escuchas cómo los malandros caminan por las platabandas, buscando donde meterse”, expresó.

Asaltan dentro de las casas

Emilio Brito, quien ha vivido la mayor parte de sus 80 años de edad en el sector, relató que a finales del año pasado pasó por un episodio terrible en su propio hogar, en la calle Anzoátegui. Estaba acompañado de su hijo, quien optó por irse del país tras la traumática experiencia.

“Él comercializaba por Mercado Libre y tenía un cuarto en la casa, donde guardaba las cosas en venta. Un día entraron unos sujetos, lo amarraron y golpearon, exigiendo que les dijera la ubicación de todo. Al obtener lo que querían, se marcharon”.

El octogenario aseguró que en su caso no atentaron contra su integridad física, pero sí lo hicieron con su hijo. 

Lo más insólito es que fueron a formular la denuncia en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), donde les habrían respondido que no podían hacer nada porque no hubo sangre durante el asalto.

“Se llevaron un televisor, una bombona de gas, un juego de cubiertos de plata, algunas herramientas, entre otras cosas”, detalló Nancy Muñoz, esposa de Brito y quien no se encontraba en la casa al momento del robo.

El señor Emilio manifestó estar muy preocupado por lo desatada que está el hampa en Portugal Arriba.

“Es terrible. Hace unos días yo venía llegando y de repente salieron dos `muchachitos´ y me arrebataron la bolsa de pan que traía”.

Jesús Ochoa, otro habitante, precisó que recientemente una vecina se detuvo a hablar con él frente a su vivienda y unos jóvenes le quitaron las compras que ésta había hecho en una panadería cercana.

El hombre, con 50 años en la barriada barcelonesa, él mismo fue víctima de unos criminales que se llevaron de su morada una máquina de soldar, un televisor, una computadora y otros objetos de valor que, posteriormente, pudo recuperar.

“Hasta los medidores de agua se han llevado, con el propósito de vender el cobre”.

“Cazados”

La residente Sara Valderrama afirmó que, un par de días atrás, unos rateros intentaron meterse en la casa de su vecina en horas de la noche, pero se dieron cuenta de que los estaban “cazando” y huyeron.

“La señora dice que escuchó unos ruidos y mandó a uno de sus nietos a asomarse en el techo. Cuando el niño alcanzó a ver, eran dos individuos, que ya habían sacado algunos tornillos que aseguran el techo, y que buscaban la forma de ingresar en la vivienda. Al percatarse, los sujetos se fueron”.

Plaza a oscuras

Los moradores de Portugal Arriba aseguraron que la plaza San Felipe no se escapa de la oscuridad que reina en todo el lugar y que, al estar en esas condiciones, sirve de escenario  para delinquir.

“Ese espacio vive a oscuras. Ahí pasa de todo y es un peligro enorme circular por el lugar de noche”, expresó Karelia Mejía.

Hizo énfasis en que en la comunidad no existe vigilancia policial, salvo una que otra ocasión que pasan patrullas, pero es una rareza.

Basura y aguas negras

El tema de la recolección de los desechos sólidos es otro dolor de cabeza que deben soportar en este pequeño sector, que limita con Guamachito y la avenida Raúl Leoni. Ni hablar del  desbordamiento de aguas negras.

Los residentes recalcaron que los camiones del aseo urbano dejaron de ser vistos en las calles, desde hace bastante tiempo,  lo cual los ha obligado a llevar la basura hasta la avenida. Otros son “más cómodos” y dejan los desperdicios en esquinas de la barriada.

Para colmo de males, desde noviembre de 2020 tienen problemas con un colector caído en la calle Juncal y constantemente se desbordan las cloacas, lo que afecta también las calles El Taller y El Carmen.

De hecho, en la Juncal está trancado el paso vehicular para evitar que se profundice la falla, además del deterioro que exhibe el pavimento.

Barcelona / Javier A. Guaipo

(Visited 1 times, 4 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo