Deportes  Baloncesto

Luis Rísquez, un portocruzano que sigue creciendo en el baloncesto de EE.UU.

El anzoatiguense durante su etapa en Upper Room / Foto: Cortesía

El baloncesto anzoatiguense siempre ha sido fuente de grandes talentos que le han servido luego a la Selección Nacional. Un caso reciente de esos exponentes es el barcelonés Michael Carrera, precedido de otras figuras como Axiers Sucre, Héctor “Pepito” Romero y Tomás Aguilera, entre otros.

A esa lista se debe añadir, ahora, el nombre del interno Luis Rísquez, oriundo de Puerto La Cruz, quien se prepara para cursar su segundo año en la Universidad St. Thomas Aquinas de la segunda división del circuito universitario de Estados Unidos, mejor conocido como NCAA DII. Allí, el porteño buscará seguir creciendo tras una primera campaña de acoplamiento en la que promedió 5.8 puntos y 2.9 rebotes.

“La adaptación fue un poco difícil honestamente. Desde que llegué sentía la atmósfera de equipo ganador y en cada práctica el entrenador nos exigía el máximo para ser mejor que el día anterior. Debíamos presionar todo el partido y jugar con mucha intensidad”, dijo Rísquez.

El oriental encontró en su connacional, el bolivarense Osbel Caraballo, una vía para acoplarse de manera más eficaz.

“Osbel fue de mucha ayuda, porque después de cada entrenamiento hablamos sobre lo que podíamos hacer para ser mejores. Así pude comprender más el estilo de juego y asumir mi rol”, comentó, pues en Upper Room School, a nivel de secundaria, era uno de los referentes del equipo, como demuestran sus registros de 14.1 puntos y 13.4 rebotes.

El oriental fue galardonado en su última temporada en la High School (secundaria): Foto: Cortesía

Del diamante a las canchas

Ese viaje a Estados Unidos se dio cuando el portocruzano comenzó muchos años atrás, aunque jugar baloncesto no estaba entre sus prioridades, pues practicaba béisbol, pero su estatura (casi dos metros) hizo que llamara la atención de algunos entrenadores.

“Mis padres eran buenos jugadores de voleibol y cada vez que entrenaban iba con ellos. Una vez, un entrenador (Reinaldo Ortiz) me vio y me planteó la oportunidad de jugar baloncesto, pero le comenté que yo me dedicaba al béisbol. Pero me terminé aburriendo de ese deporte al mismo tiempo que seguí creciendo, por lo que me interesé en el baloncesto y en la primera práctica me enamoré del juego”, contó.

Sus primeros pasos en el tabloncillo los dio en la escuela Buenos Aires; ese fue su período formativo. Allí estuvo bajo la tutela de Ismael Mariño y, cerca de cumplir los 16 años, cambió de uniforme para desarrollarse en la Escuela de Talentos de Anzoátegui.

Rísquez antes de partir al baloncesto norteamericano / Foto: Cortesía

Gracias a Joan Sánchez fue posible su arribo a Estados Unidos, a través del programa Ensueño Hoops. Luego de verlo en unos entrenamientos, Sánchez le consiguió una beca para estudiar y jugar baloncesto en ese país, aunque en un principio no resultó un proceso nada sencillo.

“Fue complicado, porque siempre he sido de familia y separarme de ellos es algo que hasta hoy me afecta. Además, no sabía nada de inglés, aunque eventualmente aprendí a hablarlo para desenvolverme”, afirmó.

Proyección

Rísquez  cumplió 21 años y ya visualiza su futuro en el siguiente lustro. Y uno de los alicientes que lo hacen soñar con destacarse en el circuito rentado son sus 2.05 metros de estatura, lo cual no es común entre los basquetbolistas de Venezuela. Sin embargo, el residente del sector Chuparín quiere experimentar otras latitudes en Europa como España, Grecia o Italia.

Por los momentos, Rísquez se prepara para afrontar un nuevo curso con Spartans de St.Thomas Aquinas en el competitivo college basketball de Estados Unidos.

Puerto La Cruz / Alejandro Jesús Fernández

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad




El Tiempo