Reportajes

94,5% de pobreza y una población reducida a 28,7 millones: los hallazgos de la Encovi 2021

Según la encuesta Encovi, presentada por el sociólogo Luis Pedro España, la pobreza sigue siendo el marcador de los problemas estructurales del país / Foto: Twitter

Un panorama poco alentador y muy alejado de las versiones que apuntan a una reciente recuperación económica y social, fue develado este miércoles durante la presentación de los resultados de la más reciente Encuesta Nacional de Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi 2021),  un estudio que dejó evidencias claras de los problemas estructurales del país y su impacto a la población el último año.

Luis Pedro España, investigador y coordinador del Proyecto sobre Estudios de la Pobreza de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y de la Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales (Acpes), fue uno de los encargados de presentar el informe que se sustenta en entrevistas realizadas en 22 estados (se excluyen Delta Amacuro y Amazonas) en 17 mil 402 hogares durante los meses de febrero-abril del año en curso.

La encuesta coordinada por la Ucab reveló que la pobreza total  o por ingresos en el país alcanzó a 94,5 % de la población, mientras que la pobreza extrema pasó de  67,7% en 2019-2020, a 76,6% en 2021. Esta última se vio impulsada por la  crisis de movilidad, derivadas de los falta de gasolina, que afectó negativamente más a las ocupaciones y oportunidades de los pobres. Estas son las cifras más altas de pobreza reportadas en el país hasta la fecha.

En el año 2013, antes de que se produjera la crisis petrolera nacional, la pobreza total se ubicaba en 32,6% mientras que la extrema se ubicaba en 9,3%, lo que revela que el empobrecimiento de la población ha sido exponencial a lo largo de los últimos ocho años.

Los datos de la Encovi descartan que las ayudas y beneficios del Gobierno hayan servido para frenar la pobreza entre la población.

El informe indica que el ingreso familiar de $224 es la línea internacional de pobreza extrema. Sin embargo, en Venezuela 36 dólares es el ingreso laboral de los hogares en pobreza extrema, mientras 55 dólares serían las transferencias recibidas en estos hogares, a través de bonos del Carnet de la Patria y las bolsa de comida de los Clap -en 2019-20 estas ayudas fueron de $66 en promedio.

La Encovi concluye que se necesitaría aumentar 37.6 veces las transferencias y beneficios gubernamentales  para sacar de la pobreza extrema a todos hogares. 

Somos menos

De acuerdo al estudio, la población actual de Venezuela se ubica en 28,7 millones de habitantes; lo que revela un decrecimiento del 1,1% en el período 2016-2021.

“Somos menos porque poco más de 4 millones de personas dejaron el país en el período 2015-2020. También somos menos porque hay 340 mil nacimientos que no se produjeron, debido a que migraron las potenciales madres”.

Otro de los factores que incidió en la reducción de la población fue el aumento en los riesgos de decesos. “Tenemos ahora la  misma tasa de mortalidad infantil registrada hace 30 años (25,7 decesos  por mil). Las generaciones nacidas en el período de crisis (2015-20) van a vivir menos años que quienes nacieron antes (2000- 05). Hay una pérdida de casi 3 años en la esperanza de vida.”, indica el estudio.

Agrega el informe que los pronósticos previos a la crisis daban una esperanza de vida de más de 83 años para el 2050. Ahora se calcula en 76,6 años.

Remesas no pararon

Al analizar la situación en el exterior de los venezolanos, se encontró que dos de cada tres migrantes recientes (5 años o menos) ya están en condición regular en su país de destino.

De acuerdo con los datos, 12% adquirió la ciudadanía del país, 16% la residencia permanente y 33% tiene permiso temporal de residencia.
Las ayudas de la diáspora hacia sus familiares en el país se mantienen muy presente en el contexto actual. Los datos reflejan que 54% de los migrantes envía dinero a sus familiares en Venezuela.

En cuanto a la regularidad, 45% de esas ayudas son mensuales y 7% dos veces al mes. De igual forma, 65% de esas remesas se cambian previamente a bolívares, antes de la entrega a familiares.

Solo el 22% de los migrantes redujeron el envío de remesas a causa de la pandemia de Covid-19.

Desigualdad creciente

En cuanto al aspecto laboral, la Encovi también arrojó resultados importantes.

El sociólogo Luis Pedro España explicó que 8,1 millones de personas trabajarían en Venezuela, si tuvieran oportunidades laborales. “Pero en Venezuela trabajan 7,6 millones de personas. De estos últimos, 46% quisiera trabajar más y 21% trabaja más de 46 horas”, indicó.

Entre 2014 y 2021,  el empleo formal se ha reducido 21.8 puntos porcentuales (4,4 millones de empleos). 70% son del sector público y 30% del privado.

La encuesta señala que en 2021 solo un tercio de las mujeres se encuentran activas económicamente, mientras el rango de edades con mayor carga laboral se encuentra entre los 35 y 44 años.

Agregó que los hogares habían aumentado su actividad, pero en 2021 descendió a 50%. Un 15% de mujeres con hijos no pueden buscar trabajo por tener que cuidarlos.

Según la encuesta, la tasa de inactividad también ha crecido porque para muchos “deja de valer la pena trabajar”, debido a los bajos ingresos.

“Es más costoso trabajar que la remuneración que se recibe. Y en el caso de las mujeres, si tuvieran quien les cuidara el hijo saldrían a trabajar”, dijo España.

A partir de los 55 años solo 1 de cada cuatro mujeres es activa.

Empeoran las condiciones

España resaltó que 5% de la población tiene mejores ingresos y apuntó en cuanto a pobreza multidimensional -que toma en cuenta otros factores y no sólo ingresos- alcanzó 65,2% de la población “Dentro de la pobreza multidimensional, empeoraron los factores de vivienda, educación y servicios”, dijo España.

Comentó que “salir de la pobreza depende de las oportunidades y de su acceso a ellas. Hay mucha gente capacitada en Venezuela que no tiene dónde trabajar”.

“El empleo en el sector público empobrece. Antes remuneró bien, pero ahora el promedio es 13 dólares al mes”.

Institucionalidad versus pandemia

Por su parte, Anitza Freitez, coordinadora del Proyecto Encovi, explicó que “las condiciones de vida de la población en Venezuela son producto de situaciones relacionadas con la pérdida de la institucionalidad, cambios económicos y demográficos”.

Sostuvo que el Producto Interno Bruto (PIB) mostró una reducción de 74% entre 2014 y 2020, lapso durante el cual se generó  “un colapso de la renta petrolera”.

Apuntó que las medidas de restricciones de movilidad por la pandemia del Covid-19 impactaron la economía, el empleo y la educación. En cuanto a los aspectos de  salud, precisó que los principales problemas de salud reportados fueron: tensión y circulatorios (21,4%) y en segundo lugar tos, resfriado y gripe (21,4%). La Covid-19 reportó 4%.

Deserción escolar y educación a distancia

Según la Encovi, medio millón de estudiantes abandonó el sistema educativo en Venezuela entre 2019-2021 prácticamente durante la pandemia del Covid-19.

Sólo 65% de los jóvenes declaró estar inscrito en algún centro de enseñanza, es decir, 5% menos que en 2019.

Otro de los elementos que estuvo presente en el trabajo de campo, fue el relativo a la educación a distancia, indicando que el 24% de las personas en edad escolar en Venezuela cuentan con una computadora para ver y participar en sus clases en línea. De igual forma, 8% cuenta con una tablet para cumplir las asignaciones escolares.

El dispositivo de mayor disponibilidad para la educación en línea fue el teléfono celular, con el que cuenta 78% en hogares más pobres.
WhatsApp fue la herramienta más utilizada para impartir clases o repartir materiales con una penetración de 65%.

Sin embargo, el obstáculo más importante para seguir las lecciones a distancia fue la falta/inestabilidad de las conexiones a internet que llegó a un 70%; seguida de cerca por la falta de dispositivos con un 62%.

Caracas / Rodolfo Baptista

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo