Reportajes

Más de 5 mil 500 profesionales de la salud han abandonado sus puestos desde 2019

Diáspora. A finales de 2019, más de 550 médicos se fueron del país; por su parte, hasta mayo de 2021 se contabilizaba el éxodo de alrededor de 9 mil enfermeros / Fotos: Arturo Ramírez

Mal pagados, agotados, obligados y encerrados. Así se encuentran los empleados del sector salud en Anzoátegui, según afirmaciones de los distintos gremios y sindicatos que hacen vida en el estado.     

Desde finales de 2019 hasta la actualidad, más de 5 mil 500 médicos y enfermeros han desertado de sus puestos de trabajo en busca de mejores oportunidades, bien sea en otros países o desempeñándose en diferentes labores.     

El presidente estadal del Colegio de Médicos, Víctor Velásquez, informó que, en el transcurso de 2021, 30 galenos han retirado sus documentos para marcharse legalmente porque no soportan más la baja remuneración que obtienen en el país.     

Sostuvo que debido a las restricciones de la cuarentena y el costo de trámites de pasaporte, la cifra para esta fecha no fue mayor. Recordó que para el cierre del año 2019 se registró una ola de renuncias de más de 550 batas blancas, los cuales se fueron en un intento por obtener mejor vida ejerciendo su profesión afuera.     

El gremialista médico señaló que los ingresos mensuales que devengan son de menos de 30 dólares, los cuales resultan insuficientes para satisfacer sus necesidades y las de la familia, por lo que exigen que el salario sea de, mínimo, $1.000 como en otros países. Ante el alto costo de la vida, esta solicitud también la mantiene la Federación Médica Venezolana.     

“Hay colegas que por suerte han conseguido trabajo en otros países, pero no les reconocen sus especialidades y se desempeñan como médicos generales”, comentó Velásquez.     

A su juicio, las malas condiciones laborales y bajos salarios han ahuyentado a los aspirantes de los postgrados de Medicina por lo que han tenido que hacer hasta dos y tres llamados tratando de captar estudiantes para las distintas especialidades.     

30 galenos
han desertado de sus puestos laborales en la entidad este año y retirado sus documentos del Colegio de Médicos para irse del país en busca de mejores opciones de trabajo. El presidente de ese gremio, Víctor Velásquez, indicó que, de no ser por el cierre de los vuelos internacionales, la diáspora sería mayor debido a que las condiciones salariales son precarias y no cuentan con los insumos de protección requeridos para atender durante la pandemia. Dijo que un médico gana entre $20 y $30 mensuales, pero exigen $1.000, como mínimo. 

Cobertura.  Estudiantes de Medicina, postgrados y Enfermería no alcanzan para cubrir el déficit de profesionales sanitarios en los recintos

Enfermeros     

Una de las exigencias que ha hecho el gremio de enfermería es la entrega de un bono mensual equivalente a 50 dólares estadounidenses para tratar de paliar la hiperinflación que pulveriza los salarios; sin embargo, ante esa petición no ha habido respuesta. Aunque les resulta irónico, la presentación al gobierno interino de un pliego de peticiones buscando alguna mejoría tampoco ha dado frutos.     

Hasta mayo de 2021, cerca de 5 mil profesionales habían abandonado sus sitios de trabajo como consecuencia de las precarias remuneraciones y el riesgo de contagio, sin olvidar la inexistencia de un seguro médico y funerario por la eliminación de las contrataciones colectivas. Así lo dio a conocer la vicepresidenta del Colegio de Enfermeros en la entidad, Yolanda Yamale.     

Según la secretaria general del Sindicato Nacional de Empleados Públicos del Sector Salud (Sunep-SAS), Janeth Cuiba, el factor pandemia ha provocado que 50% de los trabajadores asistenciales esté distanciado de sus puestos laborales debido a la carencia de insumos de bioseguridad y porque se encuentran de reposo recuperándose del Covid-19. 

“Hay muchos que no se han reincorporado porque sufrieron complicaciones por sus patologías de base”, sostuvo la gremialista.     

Aseveró que esta situación ha dejado consecuencias negativas en los nosocomios.     

Mencionó que en el hospital Felipe Guevara Rojas de El Tigre debieron reducir la capacidad de 26 a 15 camas porque no había suficientes trabajadores sanitarios y además los equipos de protección personal (EPP) estaban escaseando. 

Para erradicar todos estos problemas que afectan tanto a los centros de salud como a los enfermos, los sindicatos en la entidad han solicitado la instalación de mesas de trabajo a fin de abordar soluciones.     

Cuiba aseveró que los profesionales sanitarios están recargados de trabajo en un intento de paliarel déficit existente. Sin embargo, los esfuerzos son prácticamente nulos por la gran cantidad de pacientes que solicitan la atención.     

A criterio de los voceros del sector, el apoyo de los estudiantes del último año de Medicina, Enfermería y de postgrados médicos ha sido vital ante el déficit que atraviesan los recintos asistenciales en la actualidad; no obstante, no logran cubrir las vacantes ni poseen el grado de experiencia que el resto del personal.     

El presidente del Colegio de Médicos denunció que existen trabajadores a los que les han negado las vacaciones por hasta dos años por “necesidad de servicio”, obligándolos a laborar horas extra y en cualquier área. 

Limitados
Las complicaciones para acceder al combustible y el aumento en las tarifas de transporte han provocado la ausencia del personal en los últimos meses. La secretaria general de Sunep-SAS, Janeth Cuiba, manifestó que a los trabajadores les ha tocado pedir cola en los autobuses para cumplir con sus jornadas laborales. Aseguró que continúan asistiendo a los recintos sanitarios por vocación. 

Cansados.  Representantes gremiales aseguraron que los trabajadores de la salud están redoblando guardias para no desasistir a los pacientes, pero siguen con salarios insuficientes

 Puerto La Cruz / Milena Pérez 

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo