Tiempo Libre

Hasta dos meses y medio tarda en salir el cabello luego de la quimioterapia

El cuero cabelludo puede estar sensible durante el proceso de quimioterapia / Foto: Getty Images

Uno de los tantos miedos de muchas mujeres que padecen cáncer de mama es perder su cabello durante el proceso de quimioterapia, debido a que temen que su apariencia física ya no vuelva a ser como antes. Esto aflige, sobre todo, a las personas que más se resisten a los cambios.

Cabe destacar que este tipo de efecto secundario no surge en todos los casos en los que se aplica quimioterapia. Pero, ¿cuánto tiempo después vuelve a salir el cabello?

El plazo promedio para que crezca nuevamente el pelo es de entre cuatro y diez semanas luego de culminada la última sesión del tratamiento. Así lo indica el mastólogo Marco López.

“Los medicamentos de quimioterapia actúan inactivando o destruyendo las células cancerígenas de crecimiento rápido. Lamentablemente, estos medicamentos también atacan otras células normales del cuerpo que tienen crecimiento rápido, como las raíces del cabello, pestañas y cejas”, agregó el especialista.

Comentó que es normal que del nuevo cabello se aprecie un aspecto distinto al que tenía el anterior al tratamiento. Sin embargo, ese contraste es temporal. 

“Puede tener una textura o un color diferente. Puede ser más rizado que antes, o puede ser gris hasta que las células que controlan el pigmento del cabello comiencen a funcionar nuevamente”, señaló en su cuenta de Instagram @drmarcolopez.

Afeitarse es una opción

El cirujano mastólogo recomendó que si aún queda cabello y no desea cortarlo, debe usar un cepillo suave, lavarlo sólo cuando sea necesario y usar un champú suave, para proteger el cuero cabelludo.

Durante el tratamiento, mientras a los pacientes se les cae el cabello (no a todos les pasa), hay quienes sienten irritación, sensibilidad o picazón en el cuero cabelludo, por lo que una opción para aliviar estos malestares es anticiparse al proceso de caída y afeitarse.

“Si tienes la cabeza expuesta al sol o al aire frío, protégela con protector solar o una cubierta para la cabeza. El cuero cabelludo puede estar sensible a medida que pasa el tratamiento, por lo que el frío extremo y el sol pueden irritarlo fácilmente. No tener cabello o tener menos cabello puede hacerte sentir frío, por lo que cubrirte la cabeza te puede hacer sentir más cómodo”, dijo López.

Miedo a la caída

“Cuando me diagnosticaron cáncer primero pensé en mi familia. Luego, al estar un poco más calmada y cuando el doctor me dijo que había que hacerme quimioterapia, le pregunté si se me caería el cabello. Nunca había cambiado mi estilo de peinar, no me gustan los cambios drásticos y me daba temor quedar calva. Él me dijo: ‘Tranquila, no se te caerá todo’, y confíe en él y por supuesto en Dios”, expresó Del Valle Díaz, sobreviviente de la enfermedad.

Comentó que fue un proceso muy duro para ella y sus familiares cercanos, pues ella vivía sola en Caracas y ellos en Puerto La Cruz. Pero eso no fue ningún impedimento para que la apoyaran al 100 por ciento.

Relató que se turnaban para viajar y estar a su lado en esos momentos tan difíciles de su vida. “Dios sabe por qué hace las cosas. Le agradezco cada día por estar viva y poder seguir compartiendo con mis seres queridos. Cada año me hago un chequeo y, gracias al Todopoderoso, todo va bien desde hace 12 años, cuando superé la enfermedad”.

Puerto La Cruz / María Alejandra Lunar

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo