Reportajes

Cursos de formación son una alternativa para quienes desean emigrar

Costos. La capacitación básica (corta duración) en oficios como repostería y panadería puede llegar a costar $20 / Fotos: Rafael Salazar

Irse a laborar a otro país en busca de mejor calidad de vida no es tan fácil como suena. Probar suerte en el extranjero como emigrante requiere de una previa planificación para tener claro en qué se va a trabajar y cómo subsistir con el capital del que se dispone.

A los profesionales tampoco les resulta fácil y es que revalidar sus documentos requiere de un buen tiempo y dinero. Debido a eso, también les ha tocado asumir otros oficios en espera del proceso de formalización en la nación de acogida.

Para enfrentar esta situación, la opción más viable para los ciudadanos ha sido realizar cursos de capacitación en algún área para no viajar con el currículo en blanco y de esa forma conseguir ofertas de empleo que les generen ingresos mientras logran legalizarse.

Así finalmente lo entendió Yolianny López, quien decidió cruzar la frontera para llegar a Brasil y probar suerte. Su sueño de entrar a la universidad se desvaneció en Venezuela ante los altos costos de las matrículas y por eso, tan pronto salió del bachillerato, se dedicó a la economía informal; un embarazo imprevisto también la retrasó en sus intenciones de continuar estudiando para lograr un título profesional.

El tiempo de estadía en el país vecino no le resultó tan fructífero como esperaba porque el dinero que obtenía vendiendo meriendas muy cerca de la frontera no le alcanzaba para alquiler y servicios. Eso la hizo regresar a su país con su familia. Piensa volver algún día a la nación sudamericana, no sin antes formarse en algo que le permita conseguir un trabajo un poco más estable.   

Basados en el testimonio y experiencia de personas que, al igual que López, han migrado a otros países con la esperanza de conseguir un buen empleo, existen varios oficios en los que una persona puede formarse para tener éxito afuera.

El área de cocina es una de las que registra mayor dinamismo en el exterior y en la zona norte del estado Anzoátegui se pueden conseguir varias academias que ofrecen formación profesional calificada.

Legalización

Varias de las academias privadas que están asentadas en la zona norte del estado Anzoátegui están avaladas por el Ministerio del Poder Popular de la Educación y los certificados o títulos que entregan son aptos para el trámite de apostilla, es decir, pueden ser legalizados para que tengan vigencia internacional. Las certificaciones que el Inces entrega por sus cursos también pueden ser apostilladas, lo que beneficia a quienes desean salir del país.

Estudiar para convertirse en un chef profesional abordando cada rincón del arte culinario implica muchísimas horas de dedicación junto a una buena inversión monetaria, y es que por seis meses de aprendizaje, en aspectos como manipulación y conservación de alimentos, seguridad y prevención de accidentes, cortes, comida internacional, banquetes e incluso asesoría en oratoria, entre otros temas, se necesitarán más de 700 dólares estadounidenses que pueden ser cancelados en cuotas mayores a $100.

Eso sí, existen escuelas gastronómicas que ofrecen matrículas un poco más económicas y otras que asumen los costos de todos los insumos utilizados en las prácticas.

El barismo, disciplina que implica todo lo relacionado al café desde la calidad hasta la destreza de dibujar figuras en la superficie de las bebidas, es un trabajo que puede ser desempeñado en panaderías, pastelerías y restaurantes.

Formarse en este oficio tiene un costo promedio de $60 por 18 de horas de instrucción en elaboración de bebidas a base de café y capuchinos, catación, técnicas de vaporización de leche, manejo de máquinas cafeteras, normas de bioseguridad y atención en la barra. El monto puede ascender a $70, si incluye la compra de delantal.

La preparación de cócteles también es una opción de la que hay vacantes en el exterior, bien sea en discotecas o en bares. Para ser un bartender diestro en elaborar tragos clásicos o artesanales se requiere una inversión de $150 en aquellos cursos  que tienen una duración de tres meses (1 clase por semana).

Dichas capacitaciones incluyen prácticas en manejo de botellas e instrumentos de destilación, cata de bebidas alcohólicas, medición y vertido de líquidos (free pouring), decoración y creación de armonías en el cóctel, además de elaboración de cremas, infusiones y licores con sabores dulces y amargos.

Apoyo

Ante la creciente migración desencadenada por la crisis social, política y económica, algunas empresas en otras naciones ofrecen ayudas de capacitación a los migrantes de manera gratuita para facilitarles la estadía reduciendo su sufrir por no tener documentación legal. Venezolanos que han migrado aseveraron que gracias a esto les resulta más fácil conseguir un empleo.

Variados. En el norte de Anzoátegui existen institutos, tanto públicos como privados, que ofrecen cursos técnicos y de trabajos de fabricación

Más opciones

Para los más aficionados a la repostería y panadería también se ofrecen cursos que pueden ser útiles para conseguir empleo al cruzar las fronteras del país.

Dependiendo del instituto y del área en la que se busque desenvolverse (bizcochos, decoración, galletas, masas, etcétera), la formación básica puede costar $20 con pocas clases; pero profesionalizarse como repostero o pastelero experto en diversos ámbitos puede llegar a costar más de $200, sin contar que semanalmente deben gastarse montos variables en la compra de los insumos que vayan a usarse para las prácticas.

En el norte de Anzoátegui también están a disposición ofertas de formación como técnicos en refrigeración, mecánica automotriz y electrónica. Estos tienen una duración de entre cuatro y seis clases al mes por más de $20.

Hernán Cañizales es uno de esos jóvenes que planean irse del país tan pronto se abran las fronteras; es por eso que hace menos de un mes decidió iniciar un curso de reparación de equipos de refrigeración. “Unos vecinos  se prepararon antes de irse al extranjero y hoy les va bien; trato de seguir el ejemplo”, dijo. 

Para los oficios de peluquería y todo lo relativo a belleza y cuidado personal también se consiguen oportunidades de estudio a bajos costos y de corto plazo. La mayoría aporta técnicas básicas, pero no siempre ofrecen certificaciones avaladas por instituciones.   

Hay un sitio en la entidad en el que se ofrece una gran variedad de opciones de capacitación totalmente gratuita para mayores de 15 años: el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces). Allí se otorgan certificaciones en áreas técnicas, confección y costura, carpintería, soldadura, estética, repostería y cocina, entre otras; las lecciones se imparten dependiendo del cronograma mensual que establezca el centro de formación.

Puerto La Cruz / Milena Pérez

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo