Reportajes

Economistas prevén alzas de 15% y 30% en precios en últimos meses pese a desaceleración inflacionaria de 2021

Expertos señalan que si bien la hiperinflación parece haber superado su estadio más agresivo, los incrementos de precio siguen siendo crónicamente altos / Foto: Archivo

La relativa estabilidad en los precios y el tipo de cambio que ha experimentado el país en los últimos dos meses podría revertirse para fin de año. El aumento de liquidez monetaria, del consumo por la temporada decembrina; el incremento del gasto del Gobierno, el alza de combustible –en particular el diésel, que se elevó a $0,50 por litro– y los ajustes en tarifas de teléfono y transporte, son factores que, a juicio de especialistas, empujarán el costo de bienes y servicios a partir de los próximos días.

Los altos niveles de inflación en Venezuela se habían ralentizado a lo largo del año logrando incluso que el indicador llegara a un dígito en septiembre. Según datos del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), el índice de precios se aceleró el mes pasado en 9,7%; mientras, el Banco Central de Venezuela (BCV) reportó que en el noveno mes del año el incremento del costo de la vida fue de 7,1%. Según el máximo organismo emisor, entre enero a septiembre los precios en el país subieron 531,25%. La inflación de alimentos en nueve meses fue de 435,05%, según el ente oficial.

Las cifras globales del comportamiento hiperinflacionario frenaron su marcha, dejando atrás las previsiones de comienzos de año que ubicaban alzas en el orden de 2.500%, para pasar luego a 1.500%. En la actualidad incluso se habla de 1.000%. o menos de inflación para 2021.

Venezuela vive un proceso de hiperinflación desde diciembre de 2017, cuando se registró un Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) superior a 50%. De acuerdo con los expertos, se considera que un país sale de esta espiral, cuando el alza de bienes y servicios se ubica por debajo de 50% a lo largo de 12 meses, de manera continua. Evaluando los datos del OVF, se puede corroborar que el último reporte superior a 50% fue el de febrero (50,9%), mientras que según el BCV, fue en diciembre con 77,5%. En ambos casos no ha transcurrido el lapso de 12 meses necesario para dar por concluido el proceso hiperinflacionario.

Si bien estos números pueden resultar alentadores, no enmascaran los efectos reales de la recesión económica, y la debacle de la moneda que ha venido azotando al país.

El economista, profesor universitario y analista macroeconómico Giorgio Cunto deja en claro que, si bien la hiperinflación parece haber superado su estadio más agresivo, los incrementos de precios siguen siendo crónicamente altos.

“Estamos hablando de que el país experimenta cada semana tasas de inflación superiores a las del resto de las naciones de la región en un año completo. Probablemente, el país pueda salir de la hiperinflación, pero esta sigue siendo la inflación más alta del mundo, y aunque se esté desacelerando, el daño ya está hecho”.

Costos en dólares por sectores

Desde la perspectiva de precios y costo de vida se pueden establecer sectores adelantados o rezagados con respecto a la cotización de la divisa. Las áreas en las que más han aumentado recientemente los precios en dólares son: servicios de la vivienda, restaurantes y hoteles, alimentos, el transporte y comunicaciones. Por otra parte los de mayor rezago son: esparcimiento y cultura, servicios de educación, alquileres de vivienda y vestido y calzado.

Previsiones

Según estudios de la firma Ecoanalítica, el repunte esperado para noviembre y diciembre será importante si se compara con el comportamiento de meses anteriores.

El economista senior de Ecoanalítica, Luis Arturo Bárcenas, estima probable que se obtengan cifras de inflación de entre 15 y 30% en los meses que quedan, cerrando el año con un Inpc interanual por debajo de 1.000%”.
“Hablar de un repunte de 25% es bastante si consideramos que tuvimos inflaciones por debajo de esa cifra en los últimos meses. Eso tiene que ver mucho con los patrones de consumo (demanda)”.

Considera que, en promedio, el país “va a tener precios que serán ocho veces lo que fueron el año pasado; una situación dramática, pero que no se compara con los de años anteriores”.

Las alzas de precios en dólares también comienzan a formar parte del ecosistema inflacionario, aunque sea un fenómeno fluctuante que responde a otra dinámica particular. Durante el año, y a pesar del lento ascenso de la cotización de la divisa, los precios en moneda extranjera de algunos alimentos se han disparado.

“Si no hay un ajuste destacable en el tipo de cambio y se mantiene entre Bs 6 y Bs 7 por dólar, es muy probable que el encarecimiento de vida en dólares sea mayor”, indicó el experto.

Destacó que la inflación en alimentos esconde el doble de la general. “Además, la inflación del transporte sigue incrementándose producto de la falta de gasolina”.

El economista Giorgio Cunto señala que, aunque el dólar es un escudo frente al alza de precios en bolívares, no es infalible dentro de la economía de peor desempeño “en las regiones y en el planeta” / Foto: El Universal

Dolarización y distorsiones

La dolarización se ha vuelto protagonista de la historia reciente del país. Sin embargo, se ha dado otro fenómeno: también ha perdido su capacidad de acción frente a las distorsiones existentes en la economía nacional.

A comienzos de 2021, diversos especialistas vaticinaron que para diciembre la cotización por unidad de divisa podría superar los Bs 12 millones (Bs 12) o incluso, llegar a Bs 17 millones (Bs 17). No obstante, durante el primer semestre el tipo de cambio en el mercado negro y el oficial se mantuvo rondando los Bs 3,1 millones. En agosto, el dólar paralelo sólo subió 2,5%, – para ese entonces, la menor variación mensual registrada en el año–, mientras que para la primera quincena de septiembre se mantuvo en el rango de los Bs 4 millones (Bs 4).

Un día antes de comenzar a aplicarse la nueva reconversión monetaria el 1 de octubre, el dólar en el mercado paralelo aumentó 13%, superando en apenas un día los 5 millones de bolívares (Bs 5), lo que parecía un anticipo del aumento de costo de bienes y servicios. Sin embargo, pocos días después, el valor de la divisa retrocedió, regresando la cotización a Bs 4. Se trató de uno de los choques cambiarios más volátiles de todo el año.

Esta baja fue consecuencia de la inyección de $50 millones al mercado cambiario por parte del BCV. La estrategia pensada para frenar la alza del dólar consiste en elevar la oferta de moneda extrajera en el mercado, bajando la demanda y, por lo tanto, su precio.

De hecho, la estabilidad del precio del dólar –y en algún punto la desaceleración inflacionaria–, durante gran parte de 2021, se debió a una política gubernamental que mezcló la quema de reservas internacionales – inyectando divisas a la banca nacional– y una política monetaria que mantuvo el encaje a la banca en 90%.

Este panorama de control parece comenzar a variar, si se advierte lo sucedido la última semana: el precio del dólar subió el lunes 25 a $4,34 manteniendo su tendencia alcista en los días siguientes, para escalar hasta los $4,62 el miércoles 27.

Rezago en el tipo de cambio lleva al aumento de precios en dólares / Foto: Archivo

Rezago en el tipo de cambio

Es probable que las distorsiones entre cotización y precios continúen afectando la economía para fin de año. Expertos consideran que la dolarización en el país “ha sido un proceso muy caótico, desigual y asimétrico” y no es inmune a lo que son las fallas, la volatilidad y las dinámicas locales de la economía nacional.

Cunto precisó que actualmente existe un rezago del tipo de cambio respecto a precios de algunos sectores, lo cual se traduce en que los dólares en la economía venezolana rinden menos que hace un año.

“Vemos los movimientos en la cotización y pensamos que los precios suben por el ritmo del tipo de cambio. Sin embargo, aún persisten asimetrías entre lo que son los movimientos del tipo de cambio y los precios en bolívares”.
El experto señala que aunque el dólar es un escudo frente al alza de precios en bolívares, no es infalible dentro de la economía venezolana –a su juicio, la de “peor desempeño en la región y en el planeta”–. Reitera el analista que los precios se mueven más cerca del tipo de cambio, pero aún hay rezagos importantes.

“Hay momentos en que el tipo de cambio sube muchísimo más que los precios, especialmente respondiendo a choques de expectativas. Y hay momentos en el que el tipo de cambio desciende o se estanca, mientras los precios siguen subiendo”. Subraya que en este contexto se inscribe la llamada apreciación cambiaria, y que la tendencia al alza de la divisa de los últimos meses significa que hay un rezago evidente en el tipo de cambio respecto a los precios”. 

“Si los precios suben de forma más acelerada o suben más que el tipo de cambio, el costo de la vida en dólares sube (apreciación). Por otra parte, si ocurre lo contrario entonces cae (depreciación) (…) Desde inicio de 2019, las oscilaciones son muy bruscas, hay momentos en los que sube el costo de vida en dólares para luego bajar (…) Semanalmente, podemos ver cómo en una semana cae 20% el costo de vida en dólares y la siguiente semana sube 42% por esa misma diferencia entre el rezago entre precios y tipo de cambio. En estos últimos meses, la tendencia es al alza”.

A la pregunta de por qué los comercios y empresas deben ajustar los precios en dólares también, Bárcenas responde que en caso de no hacerlo el costo que provoca el tipo de cambio de paridad termina matando la rentabilidad dentro del negocio.

“Estamos hablando de un tipo de cambio de paridad cercano o superior a los Bs 14 por dólar. Es decir, si se cumple el escenario inflacionario pero no se cumple el del tipo de cambio: manteniéndonos entre Bs 6 y Bs 7 por dólar, todavía hay que pagar el doble por cada dólar para quedarme en el país y producir todos mis bienes o simplemente compro todo y lo revendo acá”, explica.

En conclusión, las actuales distorsiones apuntan a que las dificultades para predecir los precios continuarán por el resto del año.

Caracas / Rafael Arias

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo