Reportajes

En Guanire hurtan desde un tanque hasta ropa interior

Protección. Residentes colocaron portones en las entradas de las veredas y estacionamiento para restringir el acceso de extraños / Fotos: Arturo Ramírez

Nueve bloques de tres pisos, cada uno con 12 apartamentos, tiene la urbanización Guanire de Puerto La Cruz. Igualmente unas 1.800 viviendas repartidas en nueve sectores, marcados con las primeras letras del abecedario.

En el sector A reside el marino mercante William Mendoza, de 52 años de edad, quien contó que, en seis años, los delincuentes se metieron cuatro veces en su casa.

El señor y sus familiares dormían cuando los ladrones hurtaron un televisor, equipo de sonido y un reproductor de Disco Versátil Digital (DVD). En la última incursión, ocurrida hace un mes y medio, los sujetos se llevaron el tanque de agua.

La empleada administrativa jubilada Noris Brito habita en la vereda Sur 5, donde los vecinos colocaron, en 2012, una reja para restringir el acceso de extraños. El obrero Nelson Riquezes (51) refirió que en aquel tiempo había muchos “choros”. El hombre mencionó que hay oficiales de la Policía Municipal de Sotillo (Polisotillo) en la entrada de Guanire, aunque sólo están pendientes de que pase un camión cargado de verduras para, supuestamente, matraquear a sus ocupantes.

El ama de casa Belkys Mata (30) y su hermana Jazmín Mata (24) residen en una vivienda que se encuentra cerca de la plaza. El lunes 21, la primera lavó sus prendas de vestir. Cuando iba a recogerlas, se percató de que los ladrones habían arrasado con ellas. Se llevaron hasta las pantaletas. Jazmín mencionó que los oficiales de Polisotillo hacen recorridos por la comunidad. Y si ocurre algo grave después de las 12 de la medianoche, tienen que llamar al Centro de Comando, Control y Telecomunicaciones VEN 911.

La joven relató que, a mediados de este mes, unos sujetos metieron las manos por la ventana del cuarto de su hermana Belkys para sacar la ropa de su hijita, que estaba en un estante. Los vándalos les prendieron fuego a las prendas y luego las lanzaron dentro del cuarto. Agregó que, otro día, los ladrones cargaron con la colchoneta y un pedazo de madera que había puesto para tapar el hueco del aire acondicionado en la pared de su habitación.

Sin agua El obrero Nelson Riquezes afirmó que, “desde hace añales”, no reciben agua por los tubos de las casas en los sectores A, B y C de la urbanización Guanire de Puerto La Cruz. Los vecinos se surten de líquido con las cisternas, o al poner mangueras en el sector contiguo Santa Eduviges.

En la avenida Gulf o José Antonio Anzoátegui desemboca una quebrada, en la cual abundan los desechos. En un paredón, residentes escribieron: Cuidemos nuestra salud. Colabora con la limpieza manteniendo un ambiente agradable. No botar basura. Cerca del arroyo reside la comerciante Norelis Nava (26), quien dijo que los desperdicios son arrastrados por la lluvia desde los barrios Las Charas y Las Delicias, en la parte alta de la ciudad.

La mujer dijo que una persona metió la puerta de una nevera en la boca de visita de la cloaca, para evitar que los vehículos siguieran cayendo allí. Nava recordó que la tapa del ducto se levantó cuando cayó un torrencial aguacero, el 10 de junio de este año.

15 años tenía un liceísta, quien pereció al ser tiroteado en el abdomen, durante una protesta que realizaron unos vecinos por la falta de luz, a las 12:10 de la madrugada del 13/3/2019, a la altura de un puente en la calle Los Tubos del barrio Las Delicias, aledaño al sector Guanire de Puerto La Cruz. Alguien lanzó una piedra contra un vehículo y le rompió un vidrio. Esto bastó para cegar de cólera al conductor, quien se devolvió, disparó y ultimó al adolescente.

Electrocutado

En esa misma fecha, en la vía Gulf murió electrocutado José Merchán (62), procedente del sector Valle Lindo, cuando caminaba por las adyacencias del liceo Pedro María Freites. El señor pisó cerca de una tanquilla de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) que estaba mal protegida, y recibió una fuerte descarga de electricidad.

Nava adicionó que cuando se desborda la quebrada, se inunda la vereda 6 del sector contiguo Chuparín. Cerquita del arroyo queda el autolavado MK, donde cobran tres dólares por lavar un carro pequeño, y cinco por una camioneta. Ahí labora el operario José Alexander Marcano (23), quien afirmó que en los cuatro meses que lleva en el local, el agua se ha metido varias veces en el recinto.

El mecánico de motos Antonio Morales (43) afirmó que de la quebrada salen zancudos, ratas, culebras; en fin, de todo menos bendiciones. El trabajador relató que colocó un reflector en la planta alta de su vivienda. Ya hace un año que un delincuente “lo rompió” de un balazo. Morales explicó que el delincuente dañó el foco para mantener el sitio oscuro, pues allí “pegaban” a las víctimas contra una pared para atracarlas. “Ya no hay robos porque los malandros se fueron para Perú”, acotó.

Además desapareció la penumbra, según indicó Norelis Navas, quien expresó que a mediados de octubre la vía fue iluminada por la Alcaldía del municipio Sotillo. El comerciante Antonio Morales (23), hijo del mecánico de igual nombre, se quejó de que fallan los servicios públicos.

“En Guanire pasamos de tres días a una semana sin agua. La luz se va en las noches hasta por cuatro horas”, señaló.

En la Gulf, cruce con calle Principal, trabajan varios comerciantes informales. Uno de ellos es Norberto Marcano (36), quien vende el kilo de café a seis dólares. El hombre refirió que hace nueve meses dejó un bolso “con la comida de mis hijos” en su puesto del mercado municipal, y los ladrones se lo llevaron.

Su amigo, el comerciante Jesús Marcano (63), contó que en ese mismo expendio de alimentos “perdió” su teléfono celular. El sexagenario dijo que tenía el móvil en un bolsillo de la camisa. Estimó que es probable que el aparato se le haya caído, o que se lo hurtaran.

Vecinos que prefirieron mantenerse en el anonimato reportaron que oficiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) paran a los conductores de vehículos y transeúntes, a la altura de la Clínica Popular Jesús de Nazaret. “Los policías piden una ‘colaboración’ para el desayuno. Si los ciudadanos no les entregan algo, los dejan retenidos por un rato para fastidiarlos”, aseguró.

Desperdicios. Vecinos afirmaron que, cuando llueve, la basura baja desde la parte alta y se queda en el arroyo del sector Guanire

Joven murió en una balacera
Júnior Alexander Socorro, de 23 años de edad, falleció en un supuesto enfrentamiento ocurrido el 24/8/2018, en la urbanización Guanire de Puerto La Cruz. El hombre recibió dos disparos en el tórax, presuntamente al medirse con uniformados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Detectives llevaron a Socorro al hospital Luis Razetti, donde los médicos certificaron que estaba muerto. Unos parientes refutaron la versión oficial de la refriega. Expresaron que Júnior iba para el barrio Las Delicias cuando lo mataron los funcionarios. Una fuente policial indicó que Socorro estaba solicitado por un Tribunal de Control del estado Anzoátegui, por un homicidio calificado cometido en la zona alta de la capital del municipio Sotillo.

Otro portón

En la calle Principal, a una cuadra de la Escuela Celestino González Ortiz, vecinos pusieron un portón en la vía de acceso al estacionamiento de las veredas 8 y 9 del sector F, para sentirse más seguros.

El ama de casa Roselia Acosta (50) manifestó que lo hicieron para evitar que facinerosos siguieran cargando con las bombas de agua y los carros. Un residente que se identificó como Pedro recordó que, dos años atrás, le robaron su automóvil marca Chevrolet, modelo Malibú.

Por la vía caminan los padres que llevan a sus hijos para que practiquen béisbol en el estadio Luis “Coca” Salazar, fundado en 1979. Uno de ellos es la secretaria Marta Linares (35), quien aseveró que no ha habido robos en el coso y sus alrededores. Lo mismo dijeron los latoneros Carlos Hernández Cisneros (57) y Douglas José Cova (52), quienes suelen conversar bajo un techado que está al lado del coso, cerca del canal de drenaje.

Centros de salud y educación

Alrededor de la plaza denominada El Chino de la urbanización Guanire se encuentra la sede de las brigadas juveniles y la Iglesia Cristiana Pentecostés Movimiento Misionero Mundial. Igualmente, el Centro de Capacitación de Adultos (CCA) Nuestra Señora de Fátima y el Instituto de Educación Especial Rómulo Gallegos. Una empleada del último plantel afirmó que nunca la han robado en los seis años que lleva en la institución.

También está el Consultorio Popular, donde una médica, con el apoyo de una agente comunitaria, atiende un promedio de 15 pacientes de medicina general, pediatría y mujeres embarazadas. Trabajan de 8:00 am a 12:00 m. Y en las tardes, el personal visita a unos enfermos en sus domicilios. La profesional de la Medicina contó que su predecesora le informó que el año pasado hubo un intento de robo en el centro de salud.

La estilista Marilin Osuna (20), procedente del barrio Bella Vista, llevó a su hijito de un año, por tener tos, a la emergencia de la Clínica Popular Jesús de Nazaret, situada en la avenida Gulf, pero no había pediatra. Ella regresó con el pequeño al día siguiente al centro asistencial, donde le indicaron que ya estaba completo el cupo, aunque no le informaron la cantidad de pacientes que los especialistas atienden al día. Pese a ello, la joven madre se quedó frente a la entrada, con la esperanza de que los galenos examinaran a su niño.

Al lado de la Clínica Nazareth queda el ambulatorio Tipo II de Guanire. La docente Tedgy Negrón (34), residenciada en Barcelona, esperaba que atendieran a su esposo, el diseñador gráfico Ronny Rojas (42), a quien se le había bajado la tensión. La señora mencionó que aquella era la tercera vez que su marido acudía al centro de salud. Las dos primeras, el hombre fue porque había contraído paludismo, y le dieron el tratamiento completo.

Al lado del ambulatorio queda el Centro de Atención Odontológica Integral, en el cual se lee el mensaje: Misión Sonrisa para sonreírle a una vida mejor. Una de las pacientes, Magdalena Peraza (18), aseguró que la atención es buena.

Ojo pelao. Vecinos tienen que estar alertas para no ser víctimas de la delincuencia

Puerto La Cruz / Yraida Núñez

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo