Reportajes

Elisa Martínez: Las redes pueden ser una pandemia digital

“¿De quién se supone que debe defender Jacqueline Farías a la UCV?”, se pregunta Elisa Martínez Gómez / Foto: Cortesía

Para Elisa Martínez, académica y exdirectora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), el Covid aviva el doble filo de los canales digitales, ya sea que estos fomenten el sentido de veracidad o sean generadores de la anarquía informativa. Dice que esta realidad incide en el proceso educativo y la subsistencia de los medios tradicionales. Considera que el Gobierno debería explicar para qué es necesario un protector de la UCV y de qué o de quién se supone que la proteja.


–¿Cómo afecta o beneficia a la Ucab la crisis de la UCV y la Universidad Simón Bolívar (USB)?

–Creo que ninguna universidad puede beneficiarse de la crisis de otra. El conocimiento no tiene parcelas.

–¿Qué admira la Ucab de la UCV?

–La UCV es la universidad más antigua de Venezuela y ha sobrevivido a todos los embates de nuestra historia contemporánea. Como reza una estrofa de su himno, es “la casa que vence la sombra”.

–¿Cree que el Gobierno es una de esas sombras que quieren intervenir la Universidad venezolana?

–Eso se puede esperar de un gobierno que celebra la ignorancia.

–¿Han sentido en la Ucab alguna pretensión oficial al respecto?

–No soy la persona indicada para responder eso.

–¿Qué podría compartir la Ucab con la revolución?

–¿Cual revolución?

–La que nombró a Tibisay Lucena ministra de Educación Universitaria…

–Tengo entendido que Tibisay Lucena es una persona preparada académicamente, que tiene en su haber posgrados en el exterior y una carrera docente en la UCV. El problema es a quiénes tiene que responder en el ejercicio de su gestión.

–¿Qué tal Jacqueline Farías como Protectora de la UCV?

–Creo que el deber de todo Gobierno es cuidar y proteger a sus instituciones. Entonces, primero deberían explicar para qué es necesario un protector de la UCV y de qué o de quién se supone que la proteja.  

Apolítica universitaria 

–¿Cree que el chavismo despertó del letargo político a la comunidad ucabista? 

–Creo que la comunidad ucabista ha protagonizado más de un episodio de lucha por la justicia a través de su historia, pero no se ha caracterizado por ser una comunidad politizada.  

–¿Respeta la mayoría demócrata del estudiantado a la minoría chavista de la Ucab? 

–Absolutamente.  

–¿Pensó alguna vez que la Ucab sería calificada internacionalmente como la más prestigiosa de Venezuela? 

–Hemos trabajado para eso. 

–¿Su granito de arena en esta evolución? 

–35 años de docencia y de entrega desde el corazón.  

–¿Qué podrían aprender los profesionales jóvenes de los veteranos?  

–Que no hay control sobre lo externo y los planes no siempre se cumplen como los creamos.  

–¿Y viceversa? 

–Que hay que moverse con el mundo, aunque no nos guste su ritmo.   

–¿Qué no enseñaría de lo que le impartieron a usted? 

–Trato de enseñar todo lo que me enseñaron, y un poco más.  

–¿Qué quisiera impartir, pero no puede? 

–Autoconocimiento y empatía.  

–Desde 1982 usted ha ejercido la docencia en la Ucab, ¿cómo ha incidido la tecnología en la formación del comunicador social a través del tiempo? 

–“El medio es el mensaje”, dijo Marshal McLuhan. No hay manera de que el contenido de la comunicación sea independiente del medio que la trasmite. 

–¿Han sido las redes sociales un problema para los medios tradicionales? 

–Todo cambio representa un problema que hay que resolver. No sé si este se ha resuelto. 

–¿Han mediatizado la formación del comunicador social? 

–Sin duda, la han influenciado.  

 Todo o nada 

–¿El lado positivo de las redes sociales? 

–Las redes sociales en sí mismas no son buenas ni malas, el asunto está en el uso que los seres humanos hacen de ellas. 

–Y la pandemia desatada en 2020, ¿qué ha cambiado en la educación? 

–Los profesores y los maestros hemos tenido que aprender a impartir educación a distancia y los alumnos a recibirla. Esto ha sido particularmente complicado en nuestro país, porque no todos los estudiantes tienen Internet y una computadora.  

–¿Y en los medios? 

–Esta es la era de los medios digitales y la pandemia los ha terminado de catapultar.  

–Pareciera que hay una sinergia entre el coronavirus y las redes… 

–Las redes pueden ser una pandemia digital.  

–Periodistas de vieja data aseveran que las escuelas de comunicación social cercenan la capacidad creativa del futuro profesional… 

–Eso es una opinión personal de los periodistas de vieja data, entre los cuales no me incluyo. 

–En cualquier caso, ¿una recomendación especial a los estudiantes, para que luego no se decepcionen? 

–La Universidad es el pozo del conocimiento, pero si no estás dispuesto a lanzar el cubo y jalar la cuerda para subir el agua, es inútil. Así como en la vida, aprende sólo el que quiere aprender. 

–¿Una autocrítica universitaria? 

–La burocracia innecesaria.  

–¿El profesor inolvidable? 

–El que deja una huella en el alma.  

–¿Qué vislumbra para el escenario educativo y profesional de la comunicación social?  

–Ambos están en profunda crisis, pero nada es para siempre.  

De perfil 

Elisa Martínez Gómez (1956) es comunicadora social y doctora en letras. Desde 1982 se ha dedicado a la docencia en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). En esta casa de estudios fue directora de la escuela, jefe de departamento y coordinadora de tesis de grado. En paralelo, ha trabajado con la empresa pública y privada. Su norte -apunta- es la escritura creativa. “Pertenezco a un laboratorio de guión donde enseño y asesoro proyectos cinematográficos y trabajo como editora de textos”. Para complementar, imparte cursos de autoconocimiento y crecimiento espiritual.

Caracas / Jolguer Rodríguez Costa 

(Visited 1 times, 3 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo