Locales

Neoespartanos de 5 de Julio se quejan por la falta de luminarias y los botes de aguas negras que afectan la zona (+Fotos)

Neoespartanos hacen un llamado a los entes gubernamentales para mejorar las condiciones del mercado artesanal / Foto: Cortesía

Vivir en la urbanización 5 de Julio, ubicada en el municipio Marcano de Nueva Esparta, no resulta sencillo para sus habitantes porque tienen que lidiar, a diario, con la deficiencia de los servicios públicos.

Cortes de electricidad, escasez de agua potable y constantes botes de aguas negras son algunas de vicisitudes que atraviesan los pobladores de la zona perteneciente a la parroquia Adrián.

“Tenemos 53 días sin recibir agua por tuberías, eso es un verdadero problema porque dependemos del uso que se le da en Los Millanes. Allá dejan el líquido nueve días continuos y a nosotros sólo uno, algo que nos impide cubrir nuestras necesidades”, explicó Víctor García, quien vive en el sector dos de 5 de Julio y se quejó por la turbidez que presenta el recurso al llegar a sus casas. “El agua viene marrón, oscura y sucia. Eso no se puede consumir”.

Con respecto al tema de las aguas putrefactas, explicó que ese problema se originó porque las tanquillas están tapadas.

“Aquí no ha venido gente de la Alcaldía de Marcano ni de Hidrocaribe (Hidrológica del Caribe) a atendernos. De hecho, nos vimos forzados a trabajar con pala y a todo pulmón para limpiar la tanquilla. Nosotros las limpiamos, pero después de unos días se tapan y colapsan, algo que genera que las aguas negras entren a las casas. Eso no puede pasar más”.

Otro testimonio

Xiomara Reyes, otra integrante de la comunidad fundada hace 50 años, denunció que la red de cloacas se encuentra colapsada por falta de mantenimiento. Recordó que el proceso de sedimentación dañó tanto las bocas de visita como los colectores, al igual que las tuberías.

“Cuando llueve, las cloacas se tapan y las aguas negras salen por los inodoros de las casas. Lamentablemente, nadie de la Alcaldía de Marcano hace algo por 5 de julio”, señaló Reyes, quien recordó que antes no había tanta desidia gubernamental.

“Antes la gobernación traía camiones vactor para sacar el agua putrefacta, pero ahora ningún funcionario público presta su colaboración para resolver los problemas de nuestra gente. Ellos hacen caso omiso al momento de ordenar y ejecutar labores de mantenimiento, porque siempre se justifican al decir que no disponen del personal adecuado”.

Oscuridad reinante

La falta de un buen sistema de alumbrado también afecta la calidad de vida de los pobladores de 5 de Julio, porque la oscuridad los expone a ser víctimas de los delincuentes durante las noches, tal y como relató Astrid Valdivieso, residente del lugar.

“Desde hace muchísimo tiempo, nadie se ha tomado la molestia de arreglar el alumbrado público y eso es grave porque nos expone inncesariamente a los robos. Uno no sabe quién viene delante o detrás en el momento que uno camina y en cualquier momento pueden agredirnos. Eso representa un verdadero peligro”, dijo la dama que indicó que la luminarias se dañaron hace cuatro años y nadie se preocupa por repararlas.

La falta de luminarias en 5 de Julio deja a los transeúntes a merced de los delincuentes

“La falta de luz genera focos de delincuencia, es decir guaridas desde donde las personas cometen fechorías sin temor a pagar las consecuencias porque no son identificables. La verdad, eso nos pone en una mala situación”.

Porlamar / Joseph Ñambre

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  5-de-julio   comunidad   necesidades   nueva-esparta   




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo