Reportajes

Rafael Simón Jiménez: El Gobierno conoce a la oposición y juega con ella como el gato con el ratón

“Así haya fallecido de Covid, el general Baduel es un muerto de Chávez y Maduro”, señala Rafael Simón Jiménez / Foto: La Razón

El ex diputado Rafael Simón Jiménez renunció el año pasado a la vicepresidencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) al evidenciar que parecía una sucursal del Psuv. Cree que  en un país  donde 80% de los venezolanos expresa su desafección a la realidad existente y un manifiesto deseo de cambio, la victoria de la oposición debió  ser como en diciembre del 2015, amplia y contundente.  

“Los errores de las denominadas ‘oposiciones’ dificultan la materialización de ese éxito. Una de ellas, el G4, ha llamado reiteradamente a la abstención y convocado a la violencia; y la otra, Alianza Democrática, luce silente y pasiva. En la mayoría de los estados y municipios, la oposición se presentó dividida, atomizada y fraccionada, dándole oportunidad a un Gobierno debilitado  de ganar posiciones”. 

–¿Ha provocado Maduro la división de la oposición? 

–Si Maduro fuera el responsable de la división de la oposición, habría que darle el crédito como un gran estratega. La oposición no la divide Maduro, la divide el personalismo, la egolatría, la irresponsabilidad y lo corto de miras de sus dirigentes, más pendientes de banalidades e intereses personales que de la suerte de Venezuela y de los venezolanos.  

–¿En cuántas trampas del Gobierno ha caído la oposición?  

El Gobierno conoce las conductas y comportamientos de los líderes opositores absolutamente predecibles y juega con sus mediocridades, como juega el gato maula con el mísero ratón. Sabe de las rivalidades, las pugnas de protagonismos y liderazgos, de sus egolatrías y de su falta de formación. Por eso, al estilo de los reflejos condicionados de Pavlov, sabe cómo provocarlos e inducirlos a la repetición interminable de errores.

–¿Hasta cuándo puede durar el apoyo internacional a Guaidó?

–Todos los movimientos internacionales de los grandes aliados de Guaidó, como (los de) Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Colombia, etcétera, apuntan a un debilitamiento del apoyo y a la búsqueda de relaciones al menos formales con el gobierno de Maduro. La presencia de observadores de la UE en las próximas elecciones será prueba irrefutable de ello.

–¿Lo sigue apoyando usted? 

–Mi apoyo a Guaidó nunca fue a su persona, sino a su legitimidad como presidente de la AN. Mis esperanzas pronto se desvanecieron al ver que Guaidó, bajo la tutela de Leopoldo López, terminó incurriendo de nuevo en una sucesión de errores que lo condujeron a su deteriorada situación actual. 

–¿Qué le recomendaría? 

–A estas alturas creo que el propio Guaidó debería promover un relevo en su liderazgo, que está totalmente cuestionado y agotado. Y no porque lo diga yo, sino porque así lo revelan todas las mediciones de opinión pública.

–¿Cree usted que Alex Saab es “el delincuente que más daño ha hecho al país”? 

–Venezuela ha sufrido un terrible saqueo y destrucción a lo largo de estas últimas dos décadas, difícil determinar cuál ha sido el funcionario o negociante que más daño le ha causado a las arcas públicas, 

–Luego de que terminen de “cantar” él y el Pollo Carvajal, ¿qué pasará? 

–La Justicia, como todo, tiene sus tiempos, pero al final resulta inexorable. No creo que en el corto plazo estos casos tengan significación como para cambiar el rumbo político del país. Todos los que asaltaron y destruyeron a Venezuela tendrán que pagarlo. 

–¿Llegará la Justicia a los cómplices del alto poder? 

En Estados Unidos, por cuyo gobierno y sobre todo política exterior no guardo simpatías, funciona desde hace más de dos siglos un sistema judicial profesional e independiente, con jueces de carrera, de confrontación con la más alta jerarquía del poder, lo cual es una garantía para los ciudadanos. 

DE PERFIL

Político, abogado y profesor universitario, Rafael Simón Jiménez Meleán (1953) ingresó en el Movimiento al Socialismo (MAS) y fue elegido diputado al parlamento en 1998 por Barinas, apoyando las políticas del presidente Hugo Chávez. En 2002 es escogido  como primer vicepresidente de la Asamblea Nacional. Al dividirse el MAS funda junto con Ismael García y Didalco Bolívar la organización Podemos. En junio de 2003 deja Podemos debido a desacuerdos con García y funda el movimiento Vamos, con el cual inicia su progresiva desvinculación de la administración chavista. Cesó como diputado en 2006 y en 2007 se integró al partido Un Nuevo Tiempo (UNT) de Manuel Rosales. Actualmente promueve, junto con Eduardo Fernández, el Movimiento Unión y Progreso, fundado en 2020.

Diálogo sordo 

–¿Cree en el diálogo? 

–Se espera que no termine como todos los diálogos anteriores: en nada. 

–¿Quién mató al general Isaías Baduel? 

El general Baduel es, sin duda, un muerto del Gobierno, así haya fallecido de Covid, como dice la versión oficial. Fue sometido durante más de 12 años a una terrible reclusión carcelaria y a los mayores maltratos. Fue un verdadero ensañamiento; por lo que sea cual fuere la causa de su muerte, existe un solo responsable: el gobierno de Chávez y Maduro. 

–¿Es tan grande como la pintan la penetración del narcotráfico en Venezuela? 

–Venezuela es un país de tránsito dentro de las rutas del narcotráfico y está en la mira de los organismos especializados, que involucran a personas de distintos estratos de la sociedad y del poder venezolano.  

–¿Quién manda más en Venezuela? 

–En primer lugar, una cúpula podrida que maneja los asuntos desde Miraflores. Luego, existe una evidente pérdida del control territorial por parte del Estado. Si la banda de “El Coqui” es capaz de crear zozobra y miedo en plena Caracas, qué se puede esperar de sitios como la frontera con Colombia, donde actúan bandidos, guerrilleros y paramilitares, o la zona del oro en Guayana, donde el control lo disputan garimpeiros, mafias y crimen organizado. 

–¿Hasta cuándo continuará la diáspora? 

–Ya van 5 millones de venezolanos que se han ido; y eso no va a parar hasta que en Venezuela existan tres condiciones: recuperación económica que garantice la subsistencia digna; un clima político de libertades; y el predominio de ley y la seguridad, que restituya a los venezolanos su derecho a vivir sin miedo. 

–¿Caerá por su propio peso la justicia del TSJ? 

–En mi pueblo dicen que “a cada marrano gordo le llega su bautizo”. Así pasará con todos los que han ayudado a degradar y pervertir las instituciones venezolanas. Ojalá disfruten de una justicia con todas las garantías.

–Dada la guerra que tiene el Gobierno contra el saber y la educación, ¿para qué le servirían sus 27 posgrados? 

–Precisamente, para ampliar y profundizar conocimientos que permitan ayudar efectivamente en la reconstrucción de Venezuela. Además, para la superación personal y autoestima. 

–¿Sembrarán ranchos en vez de árboles en el cerro El Ávila? 

–Eso de construir una ciudad en el cerro El Ávila es una cosa monstruosa; se trata del verdadero pulmón de Caracas y de un símbolo de la ciudad. Hasta ahora ha sido preservado de varios intentos de invasión. Ojalá que eso sea una impertinencia más del Presidente.

–¿Terminará de sepultar Maduro a chavismo? 

–El chavismo es hoy una fuerza escuálida y menguante. Por cierto, el propio Nicolás Maduro se ha encargado de disminuirlo. Sin embargo, sigue y seguirá teniendo una presencia en el panorama social y político de Venezuela. Lo importante es sacarlo del poder para que aprenda a convivir en democracia y tolerancia. La mayoría de los verdaderos chavistas sienten que Maduro le ha hecho mucho daño a eso que ellos llaman “el legado del comandante” y que, en efecto, será el enterrador de su proyecto. 

Caracas / Jolguer Rodríguez

(Visited 1 times, 6 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo