Reportajes

Trabajadores aseguran que las utilidades apenas alcanzan para comprar comida

Tradicionalmente, las utilidades eran sinónimo de compra de estrenos. Sin embargo, actualmente es poca la ropa que las personas pueden adquirir, pues no les alcanza / Fotos: Elisa Gómez

Desde principios de noviembre, muchos trabajadores de la zona metropolitana de Anzoátegui empezaron a recibir el pago de sus utilidades, que, de acuerdo con la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt), tiene como límite mínimo el equivalente al salario de 30 días y, como máximo, el de cuatro meses.

Tomando como referencia que el ingreso mínimo —integral— al mes es de Bs 10 (Bs 7 de sueldo y Bs 3 de bono de alimentación), es poco lo que un empleado puede adquirir ante la hiperinflación y dolarización de los precios, más cuando se trata de ropa, calzado y otros artículos que, por tradición, suelen procurarse en Navidad.

Y es que nada más un jean, dependiendo de la calidad y la talla, cuesta, mínimo $8, siendo los de damas los que más se consiguen en promociones. Los modelos para niños y caballeros oscilan entre $10 y $20.

Mientras, los costos de las blusas más económicas empiezan en $5. Incluso, por la llegada de la temporada de Navidad, hay quienes ofrecen dos piezas para mujeres por el mismo monto.

Por lo menos en la zapatería Rocky, ubicada en la calle Sucre de Puerto La Cruz, además de expender calzado, los trabajadores también exhiben ropa con precios de promoción: dos blusas por $7, tres por $10 o tres por $12, dependiendo de la talla y calidad.

Pero si los ciudadanos visitan las zapaterías tradicionales, pueden conseguir modelos de zapatos y sandalias a partir de $10. Sin embargo, si los pequeños de la casa los desean con luces, los montos pueden incrementarse a por los menos $20.

Sin embargo, para Luisana Pérez, licenciada en Enfermería que es empleada pública, ni percibiendo un poco más del salario mínimo, las utilidades le han alcanzado para cubrir las compras típicas por la temporada.

“Creo que a mí me van a cancelar cuatro meses de utilidades en total. El primer mes me dieron Bs 74 y el segundo Bs 150; saco eso como técnico porque aún no me han hecho el cambio de estado a licenciada. Casi todo se va en la comida. Esta semana me quedaban Bs 100, de tanto que he ido estirando y me metí en una carnicería y gasté Bs 70”.

En este sentido, Pérez aclaró que ha sido poco lo que ha podido resolver fuera del tema alimenticio, pues ni para comprarle juguetes a su hija, de cuatro años, le ha quedado.

“Creo que al final mi familia me va a apoyar, para poder reunir y hacerle un regalo de Navidad a mi pequeña”, expresó.

Ayuda

A la jubilada de la gobernación Tibisay Acosta, lo que le depositaron de utilidades el pasado 15 de noviembre lo destinó a las compras que tenía pendiente para ese momento, pues señaló que se sustenta de los ingresos de sus tres hijos, que trabajan en empresas donde los bonifican en dólares.

“Me depositaron 110 bolívares, aparte de la quincena. Eso no da ni para hacer un mercado, jamás. En realidad, ningún sueldo en bolívares da para mucho. Recuerdo que en ese momento me quedaba un poquito de aceite, azúcar y café, que es lo que más se gasta en la casa, y compré. También aproveché de adquirir dos blumas para mí y para mi nieta. Antes, cuando la economía era estable, me iba para un supermercado a hacer compras al mayor de todo lo necesario y todavía me quedaba dinero para resolver los pendientes de última hora”, rememoró.

Sin recuperarse

Para la presidenta de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en la región, Monique Loffredo, la reactivación del período de flexibilización no ha favorecido mucho a los comerciantes todavía, ni siquiera porque ya se haya empezado a cancelar las utilidades.

“Sí se ha visto movimiento, pero todavía el sector comercio no ha recuperado el ritmo de ventas que tenía antes de la pandemia, que ya era el de una economía contraída. Es decir, que sigue fuertemente deprimido”, señaló.

Tratan de elevar ventas con ofertas

La mayoría de los comerciantes de la zona metropolitana de Anzoátegui se las ingenian ofreciendo ofertas, sobre todo en ropa, para atraer a los clientes. Las prendas de damas y niños son las más usadas para las promociones, pues prometen dos blusas o el mismo número de conjuntos a partir de $5.

De igual manera, Loffredo mencionó que el empresario se encuentra esperando la reactivación del crédito tanto para el sector económico, como también para los consumidores, a fin de ver mejores cambios.

“Es necesario que de una vez se libere el encaje legal y se reactiven las carteras de crédito”, exhortó.

Puerto La Cruz / Elisa Gómez

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo