Reportajes

Inflación en 2021 disminuye en medio de quema de reservas y política para exacerbar la dolarización

La OVF advierte que el alza de precios en bolívares excede con creces la depreciación del bolívar con respecto al dólar, lo que sugiere que la moneda se está sobrevaluando peligrosamente / Foto: Archivo

Finaliza el 2021, un año en el que las cifras de inflación del país echaron al traste todas las proyecciones de los especialistas, quienes esperaban una aceleración de 1.500%, o incluso más, en los precios de bienes y servicios a lo largo de 12 meses. No fue así, y ahora se prevé que el indicador se ubique muy por debajo de 1.000%.

En medio de un clima recuperación moderada de la economía -para 2022 se espera un crecimiento de 5% del Producto Interno Bruto (PIB)-, el comportamiento del tipo de cambio a lo largo del año también ha estado muy por debajo de las previsiones iniciales de Bs 12 o Bs 17 por dólar: de hecho, en los primeros días de diciembre, la fluctuación en la cotización de la divisa estadounidense ha estado entre Bs 4,70 y Bs 5.

Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la tasa de inflación mensual en noviembre registró un incremento de 6,0%, el más bajo del año e inferior al reportado en octubre (8,1%). Asimismo, el organismo estadístico, apuntó que la tasa acumulada de variación de precios fue de 616,9% y la de anualizada (noviembre 2020-noviembre2021) se ubicó en 769,0%.

Uno de los factores determinantes en el comportamiento de los precios durante gran parte de 2021, ha sido la estrategia gubernamental que combinó la quema de reservas internacionales -inyectando divisas a la banca nacional-, con una política monetaria que mantuvo restricciones en el encaje legal, frenando la liquidez.

Durante el primer semestre, el tipo de cambio en el mercado negro y el oficial se mantuvo rondando los Bs 3,1 millones. En agosto, el dólar paralelo sólo subió 2,5%, – para ese entonces, la menor variación mensual registrada en el año. Un día antes de comenzar la nueva reconversión monetaria el 1 de octubre, el dólar en el mercado paralelo aumentó 13%, superando en apenas un día los 5 millones de bolívares (Bs 5), lo que parecía un anticipo del aumento de costo de bienes y servicios. Sin embargo, pocos días después, el valor de la divisa retrocedió, regresando la cotización a Bs 4. La baja fue consecuencia de la inyección de $ 50 millones al mercado cambiario por parte del BCV.

Esta estrategia pensada para frenar el alza del dólar, consiste en elevar la oferta de moneda extrajera en el mercado, bajando la demanda, y, por lo tanto, su precio.

Según el OVF, la tasa de cambio registró en noviembre un incremento de 5,7%, similar al alza de precios del mes (6 %).

“Esa política de estabilidad del tipo de cambio se expresó en una caída de las reservas internacionales líquidas del BCV de US$ 171 millones, como resultado de la sostenida intervención del instituto emisor en el mercado cambiario ofertando dólares en efectivo”, apuntó la OVF en su informe mensual.

Inyección acelerada

El economista senior y jefe del equipo de investigación de la consultora Ecoanalítica, Luis Arturo Bárcenas, apuntó a El Tiempo, que la inyección de divisas por parte del BCV se aceleró significativamente para finales de año.
Más allá de lo que ocurrió en el mercado cambiario, en el contexto de la reconversión, cuando se produjo uno de los choques cambiarios más volátiles de todo el año, el máximo organismo emisor, tal vez anticipándose a lo que podía ocurrir con la inflación, y sus gastos en los últimos meses de 2021, comenzó a vender con mayor frecuencia divisas a través del sistema financiero.

“Solamente en octubre, se vio un nivel de venta de divisas o asignaciones de divisas semanales en la banca, a más del doble de los que este asignaba entre enero de 2020 y septiembre de 2021. Eso coincide con una caída inédita y considerable de las reservas internacionales, las cuales se han reducido cerca de 230 millones desde octubre hasta la fecha, a un nivel semanal de 11 millones de dólares; precisamente para alimentar esa venta de divisas”, dice Bárcenas.

Época de intervenciones

El especialista apunta que se supone que el BCV dispone en sus arcas reservas físicas, “a las que se llaman operativas, para atender este tipo de situaciones”, pero en este caso, se han usado reservas internacionales.
“Entonces, las intervenciones cambiarias en combinación con un gasto público que no se ha acelerado, sino más bien se ha restringido a lo mínimo, sobre todo en el último año, hace que la abundancia de divisas mantenga acortado el crecimiento del tipo de cambio y por ende el crecimiento de los precios en bolívares”.

Agrega que, de esta forma, en la medida que el tipo de cambio crece menos, las empresas hacen menos ajustes en sus precios en bolívares dada la dependencia de esos precios al tipo de cambio”.

Según el OVF, los rubros con las mayores alzas durante el mes de noviembre fueron Salud con 18,6%;  Bienes y servicios diversos con 16,5%; Alimentos 11,5% y Calzado 9,8%. La inflación durante el mes pasado fue de 6,0%, muy por debajo de la esperada por los expertos que apuntaban a un incremento de 15% o más.

Aclara que entre los años 2006 y 2011 la situación era distinta, ya que el BCV manejaba asignaciones de divisas, a través de las intervenciones, por el orden de los 100 millones de dólares semanales, “hoy en día manejamos cifras de 10 a 15 millones a la semana salvo algunas extraordinarias”.
Asegura Bárcenas que la banca se ve obligada a instar a sus clientes a participar en dichas intervenciones debido a que “existe la obligatoriedad de vender las asignaciones en divisas o los bancos podrían incurrir en penalizaciones por parte del ente regulador”.

Según la OVF, al comparar la tasa de inflación anualizada de noviembre de 2021, ubicada 769%, con la tasa anualizada del tipo de cambio, estimada en 340%, resulta evidente que el alza de precios excede con creces la depreciación del bolívar, lo que sugiere que la moneda se está sobrevaluando peligrosamente en términos reales.

“Esto equivale a decir que los precios de los bienes elaborados en Venezuela se están tornando relativamente caros con relación a los bienes importados, situación que está provocando que sectores tales como la industria manufacturera y el agroalimentario presenten rezagos importantes en su dinamismo respecto al de las actividades comerciales”, señala el organismo en su informe.

Más dólares que bolívares

Para Luis Bárcenas, la estrategia central de la administración madurista es impedir a todo costo que un crecimiento exponencial en el tipo de cambio dispare los precios de los productos.

A diferencia de años electorales anteriores el madurismo está enfocado en mejorar la percepción del poder de compra del ciudadano manteniendo el tipo de cambio a raya.

“La mayor estrategia del Gobierno para evitar un mayor crecimiento de los precios ha sido exacerbar la dolarización o aprovecharse de la misma en la medida que ha inyectado más divisas al mercado”, dice el jefe del equipo de investigación de la consultora Ecoanalítica.

“Esta acción hace que sea cada vez más difícil para las personas vender sus dólares a un tipo de cambio más alto, por la abundancia de divisas que hay en la calle (…) La venta también se hace más difícil en la medida que las personas cada vez hacen uso de los mismos como medio de pago”.

Según Bárcenas en la economía venezolana circulan un poco más de 2 mil 500 millones de dólares, mientras que en bolívares sólo hay en circulación unos 800 millones de dólares en su equivalente.

“Esa gran disparidad es aprovechada por el Gobierno para elevar la cantidad de divisas y frenar el tipo de cambio, por ende la crecida de precios”.

Destaca como punto de inflexión que, a diferencia de otros años electorales, hubo factores que favorecieron al régimen madurista en sus medidas de restricción del gasto público.

“Toda la incertidumbre que hubo en torno a las elecciones, así como el descontento de la población hacia un ala de la oposición, aunado al poco incentivo de votar, hace que el Gobierno no se vea en la necesidad de ‘comprar votos’ a través de un mayor gasto. Ante ello esta campaña no estuvo marcada por los operativos de entrega de alimentos, o transferencias directas a través de los bonos”, agrega Bárcenas.


La tasa de inflación en noviembre registró un incremento de 6,0%, el más bajo del año e inferior al reportado en octubre (8,1%) / Foto: EFE

Caracas / Rodolfo Baptista

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo