Locales

Movimiento ecológico plantea reforestación de áreas taladas por crisis del gas doméstico

Aseguran que los alrededores del río Neverí están entre los espacios más afectados por la tala indiscriminada / Foto: Arturo Ramírez

La tala de árboles de manera indiscriminada para recolectar leña, como consecuencia de las fallas del gas doméstico es un problema que ha venido afectando al estado Anzoátegui desde hace años. Sin embargo, entes ambientalistas consideran que es necesario concientizar a la población sobre las consecuencias que esto genera e implementar planes de reforestación para tratar de reparar el daño.

Antonio de Oteyza, de la Fundación Punto Ecológico en Anzoátegui, señaló que ante la falta de gas los ciudadanos han recurrido al uso de palos para  cocinar sus alimentos y esto ha causado en la entidad, por ejemplo, la deforestación de todas las orillas del río Neverí, situación que además incide en la turbidez que constantemente reporta la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe).

Sostuvo que organismos y autoridades competentes del Gobierno, como el Ministerio de Ecosocialismo y la Guardería Ambiental, deberían poner especial atención a estas áreas, pues se trata del afluente de agua dulce más importante del estado, que alimenta al sistema hídrico de la entidad.

La situación se repite en las comunidades y zonas montañosas, donde ni siquiera los ciudadanos se atreven a denunciar, pues a todos alguna vez les ha tocado talar.

Recordó que la Guardería siempre estuvo pendiente de atender cada denuncia realizada desde la fundación hasta que empezó a sufrir por escasez de combustible, vehículos dañados y falta de personal. “Así, decayó progresivamente el apoyo”, comentó.

Reclamo

El representante de Punto Ecológico señaló que reforestar las áreas afectadas es una medida que deben implementar las autoridades gubernamentales para restaurar los espacios y devolver los ejemplares que han desaparecido producto de la crisis de servicios públicos.

También recordó que desde 2015 reclaman un plan de reforestación para devolver a las avenidas los árboles, especialmente los apamates, que se cortaron para la construcción de rutas y paradas del sistema Bus de Tránsito Rápido (BTR), petición que siete años más tarde sigue sin respuesta.

Puerto La Cruz / Milena Pérez

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo