Locales  Economía

Gremio y Seniat debatieron propuestas para que comerciantes de Barcelona operen en orden

Cámara de Comercio de Barcelona aseguró que muchos comerciantes requieren máquinas fiscales para no ser multados / Foto: Rafael Salazar

Una tregua entre comerciantes de Barcelona y autoridades tributarias se abrió tras una reunión sostenida por la Cámara de Comercio de la capital anzoatiguense con el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). Ambas instituciones acordaron dar plazo a los arrendatarios para que pongan en regla sus documentos, iniciar un debate para que ninguna de las partes se vea afectada y presentar estrategias para que los afiliados al sector trabajen mejor.

El presidente de la Cámara de Comercio, Wael Raad, informó que el martes 21 sostuvo un encuentro con el gerente regional y Nor-Oriental del Seniat, Alexander Heras, para, entre otros aspectos, evitar que los comerciantes sean sancionados con multas que pueden llegar a alcanzar los 450 euros.

Por ende, acordaron educar sobre los requerimientos que deben cumplir para operar tranquilamente.

A criterio de Raad, este paso ayudará a los comerciantes a “meterse en el carril” de lo que establecen el Seniat y las leyes, comprendiendo que este cumple con su deber de recaudación tributaria y constata que los papeles de los negocios se encuentren en regla para permitirles funcionar como lo establecen los estatutos.

Entre los puntos tratados, se acordó que el organismo desplegará a sus funcionarios para aclarar dudas a los pequeños y medianos comerciantes y asesorarlos en cuáles son los requisitos que deben cumplir para seguir operando en la zona. Así mismo, organizará reuniones con ese fin.

“Los comerciantes deben asumir esta reunión como una oportunidad de conciliación con el Seniat porque últimamente veían a la institución como un enemigo que sólo multaba. En esta etapa, el propietario deberá ponerse en los zapatos del Seniat para comprender qué tan importante es la labor que realiza y el Seniat, a su vez, escuchará a los usuarios para conocer qué necesitan de manera que el resultado sea un ganar-ganar”, comentó el gremialista.

Otro de los puntos tratados fue el costo de las máquinas fiscales, las cuales superan los 600 dólares. Ante esa elevada suma, muchos comercios no pueden adquirirla, situación que les acarrea multas al momento de las supervisiones del organismo tributario. Raad aseguró que buscarán estrategias para que todos los comerciantes pueden obtener esos equipos, como están haciendo en otros estados del país.

Barcelona / Milena Pérez

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad




El Tiempo