Locales  Economía

Barberías y salones de belleza en Barcelona estuvieron concurridos de gente dándose “retoques”

La mayoría de los que se dedican a este oficio aprovechan la demanda para aumentar sus tarifas / Foto: Rafael Salazar

Los últimos días del año suelen ser los más concurridos tanto en barberías como salones de belleza, y esta vez no es la excepción. Varios de los lugares que prestan este tipo de servicio en Barcelona, lucían llenos de clientes esperando para darse unos “retoques” en su imagen.

Tal es la afluencia de personas durante estas fechas que barberos como Víctor Rojas, cuyo local se encuentra en el sector Tronconal II de la capital anzoatiguense, aseguró que, en los últimos años, los 24 de diciembre ha acostumbrado iniciar la faena a eso de las 7:00 am y culmina cerca de las 10:00 de la noche. “Y en más de una oportunidad le he dado corrido sin ni siquiera almorzar”, agregó.

A su juicio, en este tipo de servicios influye tener clientes “enganchados” con el trabajo que se realiza, pues algunos prefieren esperar horas para afeitarse con su barbero de confianza antes que ponerse en manos de desconocidos.

Los precios de un corte de pelo para caballero suelen variar dependiendo, en primer lugar, de si es en un local como tal o un puesto en la calle. Sin dejar por fuera la ubicación del mismo.

En el casco central barcelonés, el servicio puede salir en tres dólares, siempre que sea sencillo. Si el cliente pide algo que implique más trabajo, el costo final aumenta uno o dos dólares. La misma situación ocurre con la barba.

Sin embargo, Rojas en su establecimiento tiene la tarifa estándar de tres dólares, independiente del tipo de corte.

Damas

En el caso de las damas, el abanico de ofertas y tratamientos es mucho más amplio. Pueden retocarse pestañas, cejas, uñas y cabello, entre otros. Cada uno con un precio que varía también según la ubicación y el prestigio del negocio.

Por ejemplo, en el bulevar 5 de Julio de Barcelona hay salones de belleza que tienen promociones de manicure y pedicure por cinco dólares. Otros cuentan con depilación, pigmentación y colocación de pestañas punto por punto en seis dólares, aunque si la fémina va con una acompañante el servicio les sale a ambas en 10 dólares.

Un secado de cabello dependerá del largo, pero la tarifa más baja oscila entre los tres y cinco dólares. Y si a eso se le suma la aplicación de algún tinte o tratamiento, el precio final irá en aumento.

“Este tipo de trabajos siempre tienen demanda, sobre todo en estas fechas. La mayoría de las mujeres antepone su aspecto antes que cualquier cosa y a nadie le gusta pasar la Navidad todo descuidado”, señaló la peluquera Rosmary Díaz.

Barcelona / Javier A. Guaipo

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad




El Tiempo