Deportes

La vez que el fútbol y la Navidad se aliaron para detener la I Guerra Mundial

Imagen de la época en la que soldados disputan un encuentro de fútbol / Foto: Cortesía

Este 24 de diciembre se conmemoran 107 años de aquel histórico partido de fútbol que detuvo por un día el sonido de los disparos y las detonaciones durante la I Guerra Mundial, ese conflicto bélico que dejó más de 10 millones de víctimas mortales entre 1914 y 1918, tanto en Europa como en el resto del mundo. Este duelo se recuerda como la “Tregua de Navidad”.

Era diciembre de 1914 y apenas habían pasado pocos meses desde el inicio del conflicto, en el cual las potencias europeas estaban involucradas. Inglaterra y Alemania como enemigos directos peleaban en Ypres, Bélgica, por un pedazo de tierra.

Pero el lodo y las condiciones de batalla evitaban que avanzaran y por ello se conoció como la “Guerra de las Trincheras”. Nadie ganaba terreno, pero igual había muchas bajas. Sin embargo, la Gran Guerra gozó de gran popularidad al inicio y muchos ciudadanos fueron a enlistarse para servir a su patria.

Lamentablemente para ellos no fue el conflicto corto que esperaban y se extendió por más de cuatro años Pero hubo un momento de alegría y eso lo dio el fútbol, deporte que, aunque era relativamente nuevo, ya era tenía mucho arraigo en aquella época, sobre todo en el norte de Europa.

Así fue como en vísperas de la Navidad, alemanes e ingleses decidieron cambiar las armas por una pelota para jugar un partido que, según dicen los relatos de la época, terminó 3-2 para los germanos. No obstante, el resultado fue anecdótico.

“Un partido de fútbol jugado frente a la trinchera”, decía una crónica del 1 de enero de 1915, publicada en el periódico The Times.

Debate histórico

Algunos historiadores han puesto en duda la veracidad de este evento, como los británicos Malcolm Brown y Shirley Seaton, quienes alegaron que sí hubo intenciones de disputar el encuentro pero que el terreno no se lo permitió.

El teniente alemán llamado Johannes Niemman confirmó, mediante la carta de uno de sus soldados, la realización de este encuentro.

“Ellos hicieron su portería con sombreros extraños y nosotros hicimos lo mismo. No era sencillo jugar en un lugar congelado, pero eso no nos detuvo. Mantuvimos las reglas del juego a pesar de que el partido sólo duró una hora y no había árbitro”, menciona la carta, de acuerdo a lo publicado en el Dario Marca de España, que recoge este hecho.

Esta tregua espontánea ha pasado al imaginario colectivo de la cultura británica y europea, con películas, canciones y conmemoraciones, como la que realizado la Federación Europea de Fútbol (UEFA, por sus siglas en inglés), que en 2014 celebró el centenario de este evento, en Bélgica.

Escultura en Liverpool que conmemora este partido/ Foto: Wanderers

Puerto La Cruz / Alejandro Fernández

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo