Deportes

Cristian Montero: “Ser oficial de mesa en la NBA fue surreal”

Cristian Montero hizo historia al formar parte de Orlando Magic en la NBA / Foto: Cortesía

El pasado jueves 30 de diciembre, Cristian Montero se convirtió en el primer venezolano que ejerce como oficial de mesa en la NBA, un sueño hecho realidad desde que comenzó este camino en su Zulia natal.

No obstante, su primer objetivo no era ese, sino ser jugador profesional.
“En bachillerato jugaba baloncesto pero no era tan bueno, aunque me gustaba hacerlo. Luego tuve una lesión importante en mi rodilla y nunca fue lo mismo. Pero desde muy chamo me llamó la atención el arbitraje, y en vista de que ya no iba a poder jugar más me decante por ello”, recordó el estadístico de 30 años.

Un día el árbitro Nelio Puche lo invitó a una reunión con los demás integrantes de ese gremio.

“Cuando llegué tenía todas la esperanzas de ser árbitro, aunque me dijeron que para serlo debía anotar primero. Así fue como empecé a anotar y llevar estadística con los oficiales de mesa. Allí comencé a darme cuenta que arbitrar era muy difícil y no lo disfrutaba como sí lo hacía en la mesa técnica”, afirmó el marabino.

En sus primeros años se dedicó a baloncesto colegial y de niños, lo cual agradece al hacer retrospectiva. Después de ahí, en 2010, siendo muy joven, empezó a trabajar en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) y en 2012 dio un gran salto al integrar la mesa técnica en el Repechaje Olímpico que se celebró en el Poliedro de Caracas.

“La Federación Venezolana de Baloncesto (FVB) me invitó a ese evento porque hablaba inglés y eso me ayudaba a comunicarme con el jefe de las estadísticas que era un alemán”, comentó.

Consolidación

Ya en 2017 ejerce como comisionado técnico. Sin embargo, la situación económica del país hizo que partiera a Estados Unidos y allí, en 2019, encontró su espacio en la G-League (Liga de Desarrollo de la NBA), gracias a su experiencia en Venezuela y en los eventos de FIBA.

“No hubo mucho problema en adaptarme, y en enero del año pasado me invitaron a la burbuja que se hizo en Orlando, Florida. Ahí Lakeland Magic (filial de Orlando Magic) me contrata para hacer estadísticas y control del reloj de tiro. Eran tres juegos diarios durante mes y medio. Fue una experiencia excelente”. 

Un día, Orlando Magic necesitaba una persona que pudiera usar para cumplir esas funciones, en calidad de suplente. Así fue como el miércoles recibió el mensaje de que iba a estar en el juego del día siguiente.

“Era algo surreal, no lo podía creer. Cuando me lo dijeron me asusté porque tenía miedo de equivocarme.  Pero honestamente cuando llegué a la cancha, me senté a trabajar y sabía lo que tenía que hacer. Eran muchos años en escenarios difíciles como los que hay que en Venezuela y sabía que todo iba a estar bien”, relató.

En ese duelo que enfrentó a Magic contra Milwaukee Bucks, actual campeón de la NBA, trabajó junto Ed Malloy, figura del arbitraje estadounidense.

Sueños

“Me meta a corto plazo es asentarme en la NBA, aunque sé que las cosas no dependen de mí. Lo que sí depende de mí es hacer el mejor trabajo. Ya a largo plazo quiero estar en unos Juegos Olímpicos. Cuando logre eso creo que me retiraré”.

Este miércoles 5 de enero tendrá una nueva experiencia en el mejor baloncesto del mundo cuando se vuelva a sentar en la mesa del partido entre Magic y Philadelphia 76ers.

“Yo no estoy donde estoy por ser perfecto, sino porque me equivoqué muchas veces”.

Puerto La Cruz/  Alejandro Fernández

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo