Tiempo Libre

Reyes Magos: Un día para compartir entre amigos y familiares

Melchor, Gaspar y Baltasar celebraron la llegada del Niño Jesús con ofrendas / Foto referencial

Desde hace más de 2.000 años, cada 6 de enero, en Venezuela y otros países del mundo festejan el Día de los Reyes Magos. De acuerdo con la tradición cristiana, Melchor, Gaspar y Baltasar celebraron la llegada del Niño Jesús con tres ofrendas: mirra, incienso y oro.

Entre las tradiciones de este día están entregar obsequios o dulces a los más pequeños de la casa, y compartir con familiares y amigos el roscón de  reyes –una especie de pan dulce con frutos secos y confitados en el interior y en la corteza–, en cuyo interior suele estar escondido un regalo que –se dice– trae suerte a quien lo encuentra. La forma de aro de este preparado gastronómico simboliza la corona de los magos.

“Cada año nos reunimos y disfrutamos de este día en compañía de nuestros seres queridos. Hacemos una cena especial y luego cortamos la rosca; el que obtenga el premio escondido dentro de ella es el rey o reina del día. Además, es el encargado de organizar la celebración del 2 de febrero –Día de la Candelaria–”, expresó Carmen Julia Mendoza, residente de Barcelona.

La anzoatiguense mencionó que también acostumbran dejar sus zapatos en la puerta de sus habitaciones o debajo del árbol de Navidad la noche anterior a la festividad de reyes, pues al despertar al siguiente día encontrarán golosinas o regalos.

Agregó que la celebración de la festividad va de generación en generación en su familia. Además, indicó que en el pesebre, cuyos protagonistas son José, María y el Niño Jesús, también colocan a los tres magos en cualquier lugar del nacimiento, pero el 6 de enero los acercan hasta la imagen del Niño Dios.

De algunas familias, hay miembros que han adoptado la tradición de disfrazarse de los magos y, luego, entregarles regalos a los niños. Tal es el caso de los Sánchez, de los cuales cada año tres de sus integrantes se visten con trajes alusivos a los tres reyes para repartir golosinas a grandes y chicos.

“Desde que tengo uso de razón, cada 6 de enero en mi familia elegimos a tres hombres y estos son los encargados de encarnar los personajes de Melchor, Gaspar y Baltazar, para festejar el Día de Reyes”, expresó Maritza Sánchez, habitante de Anzoátegui, quien acotó que estas fechas son para mantener la unión familiar.

Historia   

El nombre con que hoy se conoce a los Reyes Magos surge por primera vez en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la Procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa y sobre sus cabezas se leen los nombres “Melchor”, “Gaspar” y “Baltasar”.

Leyenda

De acuerdo con el portal de Vanguardia MX, existe la leyenda de un cuarto rey mago llamado Artabán, que se perdió cuando iba camino a conocer al Mesías. Este llevaba piedras preciosas –rubí, jade y diamante- para obsequiárselas a Jesús.

Vía al punto de reunión, se encontró con un anciano enfermo, cansado y sin dinero que necesitaba de sus cuidados, por lo que él, sin dudarlo, le ofreció su ayuda.

Después de brindarle su apoyo, la emprendió solo hasta Belén, pero la sorpresa a su llegada, fue que el Niño Jesús ya había nacido y sus padres habían huido rumbo a Egipto, escapando de la matanza de infantes que había ordenado Herodes.

Artabán no bajó los brazos y en su caminó encontró al ejército roman,  al que trató de detener en su arremetida. Sin embargo, fue detenido y condenado a treinta años de prisión en las cárceles del Imperio Romano, según reza la leyenda.

A su salida,el cuarto rey magosiguió brindando ayuda en los lugares por los que pasaba sin pensar que el cargamento de piedras preciosas se reducía poco a poco.

Así pasaron 33 años hasta que el cansado Artabán llegó al monte Gólgota donde crucificarían a un hombre que decían era el Mesías enviado por Dios para salvar al mundo.

Mientras observaba a la multitud, él alcanzó a ver que una mujer era llevada a la plaza en donde sería vendida como esclava para liquidar la deuda de su padre; por lo que no dudó en entregar el último rubí que quedaba en su bolsa a cambio de la libertad de la mujer, reseñó La Vanguardia.

Desconsolado y triste se colocó junto a una casa, pero en ese momento la tierra tembló y una roca lo golpeó dejándolo moribundo.

Artabán agonizando pidió disculpas por no haber cumplido con la misión de adorar al Mesías, pero antes de morir, una voz le dijo: “Todo lo que hiciste por los demás lo has hecho por mí, pero hoy estarás conmigo en el reino de los cielos”.

Puerto La Cruz / María Alejandra Lunar

(Visited 1 times, 3 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo