Para viajar en cuarentena se necesitan dólares y paciencia

La aparición del nuevo coronavirus en Venezuela, desde marzo del presente año, cambió la rutina de más de uno.

Empresarios, comerciantes, profesionales, vendedores informales, funcionarios de seguridad, transportistas, amas de casa y la ciudadanía en general han tenido que modificar sus actividades para poder subsistir en medio de la cuarentena, que fue decretada en el país para intentar frenar la propagación del Covid-19.

Por ejemplo, desde que se comenzó a implementar la medida de aislamiento social quedaron suspendidas las salidas de autobuses desde el terminal terrestre de Puerto La Cruz, a fin de prevenir posibles focos de contagios en los diferentes estados.

Entre marzo y mayo, el recinto estuvo prácticamente desolado: no había unidades de transporte en el estacionamiento principal y tampoco la cantidad de usuarios acostumbrada.

A diario sólo se podían observar unos pocos buses que cargaban pasajeros hacia Santa Fe y los Altos de Sucre.

No obstante, desde que el gobierno de Nicolás Maduro comenzó a flexibilizar la cuarentena en todo el país, el terminal “volvió a la vida un poco”.

“Ya van siete meses sin salida de buses a otros estados, por medida de prevención. Solamente, cuando estamos en la semana flexible, trabajan algunas empresas que tienen buses que salen para El Tigre y Anaco”, explicó un vendedor de boletos, quien se identificó como Ramón Rodríguez.

Terminal externo
Mientras adentro se vive una realidad, en la parte externa del embarcadero porteño hay una distinta.

Los llamados “piratas”, que cargan pasajeros en carros pequeños, no han dejado de laborar desde que se inició la cuarentena en Venezuela.

Estos transportistas informales se han convertido en “la salvación” de quienes tienen que salir de Anzoátegui en un momento determinado.

Pero viajar no resulta tan fácil, pues para asegurar un puesto en uno de estos vehículo, las personas deben disponer de una gran cantidad de dólares o el monto equivalente en bolívares (hay choferes que aceptan transferencias bancarias).

En el caso de Caracas, el destino más solicitado desde el terminal de Puerto La Cruz, el precio del pasaje oscila entre 60 y 70 dólares.

“Pero si le regateas al dueño del carro puede llegar a pagar 50 dólares por persona“, contó el vendedor Ramón.

Hacia Puerto Ordaz la tarifa promedio también es de 70 dólares, mientras que para Cumaná el costo varía entre 25 y 30 dólares, todo depende del conductor.

Los destinos más económicos son El Tigre y Anaco. Según usuarios consultados, el precio para ir a ambas ciudades de Anzoátegui es de 6 dólares o su equivalencia en bolívares.

Odisea
Después de reunir las divisas necesarias para cubrir el costo del pasaje, la persona debe llenarse de mucha paciencia porque no está garantizada su salida el día que desea.

“Todo depende de que se llene el carro. Si no están los cuatro pasajeros, no sale. Aunque en algunas oportunidades han salido conductores con dos pasajeros nada más. Hace unos días, una señora esperó desde las 6:00 am hasta las 5:00 pm y nunca se llenó el vehículo”, explicó otro vendedor que prefirió no revelar su identidad.

En una visita realizada por el equipo de El Tiempo al terminal porteño,se pudo constatar que para organizar mejor los viajes, los choferes elaboran listas con los números telefónicos de los posibles pasajeros y luego los llaman para confirmar.

Este proceso puede tardar menos de un día o hasta más de 48 horas, todo depende de la cantidad de usuarios que acuda al recinto ese día.

Cuando ya tienen a todos los pasajeros confirmados, por lo general, fijan un día y una hora de salida, la cual siempre tratan de que sea antes de las 8:00 de la mañana para que “no nos agarre la tarde” en la vía.

Conductores consultados explicaron que después de las 2:00 pm hay muchas alcabalas en la carretera y en algunas no los dejan seguir avanzando hacia su destino.

Quejas y alternativa
Para el ama de casa Norma Molina, pagar 70 dólares por un viaje hacia la capital de la República es una “exageración”. “Eso es demasiado dinero, por eso no he podido visitar a mi papá que está solo en Caracas”, manifestó.

Caso similar vive la joven Andrea Patiño, quien ingresó al estado Anzoátegui antes de que fuera decretada la cuarentena para visitar a una tía y desde ese entonces no ha podido regresar a Cumaná.

“Al principio no conseguía carro porque no estaban saliendo, pero desde junio vi que abrieron el terminal y fui a preguntar por los precios. Para mi sorpresa, están cobrando 30 dólares por persona. Yo he tratado de reunir el dinero pero es bastante alta la cantidad”, relató.

En medio de esta falta de transporte y los altos costos para viajar, ha surgido algo de solidaridad.

Desde hace algún tiempo, conductores de camiones que trasladan hortalizas desde el occidente del país hasta el estado Anzoátegui, específicamente al mercado municipal de Puerto La Cruz, han estado llevando personas a Caracas sin exigirles pago alguno.

Estos choferes arman una especie de carpa en la parte trasera de la unidad, donde cargan las frutas y verduras, y allí ingresan hasta 15 personas.

Uno de los ciudadanos que fue beneficiada por estos comerciantes, el jueves 27 de agosto, dijo que los conductores les advierten que si algún funcionario policial o militar les da la orden de bajarlos, tendrán que hacerlo por respeto a la autoridad.

Agregó que como muestra de agradecimiento, los que reciben “la cola” les dan alimentos tanto al chofer como a su acompañante por permitirles viajar gratis.

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez

Share This:

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!