Vecinos de la zona metropolitana se surten de agua de tomas ubicadas en vías públicas

Las fallas en el suministro de agua potable son constantes para los habitantes de unos cuantos sectores de la zona metropolitana del estado Anzoátegui.

Ante esta situación, quienes residen en el barrio La Orquídea de Barcelona deben salir hasta la autopista Gran Mariscal de Ayacucho para llenar botellones y tobos debido a que ya llevan más de cinco días sin recibir el líquido en sus casas.

Marcela Valiente, una de las personas afectadas, manifestó que el agua en su sector puede llegar un día e irse siete, por lo que la opción más viable es caminar unos metros hasta el sitio donde sí hay “a toda hora”.

“El servicio para esta zona de Barcelona es crítico. El agua llega de vez en cuando y todos los vecinos tenemos que acercarnos a este sitio para llenar todo lo que podamos: ollas, pimpinas, botellas plásticas, todo. De esa manera le echamos al tambor, guardamos para tomar y aguantamos mientras vuelve a salir por las tuberías”, explicó.

Otra de las ciudadanas, que prefirió no identificarse, indicó que en oportunidades, va gente a lavar directamente en el sitio e incluso a bañarse.

Colas interminables

En ese lugar, las colas pueden ser de hasta 50 personas.

A unos cuantos metros, después de la entrada del sector Mesones, se consigue otro surtidor donde también acuden los ciudadanos cuando no les llega el suministro.

En la concurrida avenida Argimiro Gabaldón (antigua Vía Alterna), a la altura de la licorería Con Todo, se encuentra un tanque que fue construido para surtir la fuente de la Virgen de la Candelaria. Este es el llenadero de los habitantes de sectores aledaños.

Yuli Maita, quien vive en El Espejo 2, señaló que esa agua, por estar depositada, sólo la utilizan para hacer los quehaceres del hogar. “Hemos durado hasta 10 días sin servicio y nos ha tocado caminar con carretillas y carruchas a otros barrios para conseguirla”.

Puerto La Cruz

Aunque en la ciudad porteña, las fallas quizás no son tan agudas y constantes, los moradores también tienen un surtidor improvisado en la salida Juncal. La diferencia es que esta es una alcantarilla y la tubería se encuentra más profunda.

No obstante, las veces que no llega a las casas, los ciudadanos bajan a buscarla.

Los vecinos consultados coincidieron en que por las fallas en el servicio se han visto en la obligación de surtirse de tomas clandestinas, lo cual les ha generado problemas estomacales, sobre todo a los niños.

Barcelona / Milena Pérez

Share This:

Por

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!