Reactivación de casinos mejora la recaudación de impuesto y los puestos de trabajo, pero sin impacto en el PIB

La reapertura de casinos sigue su avance en todo el territorio, impulsada por una particular lógica de la liberalización económica dentro de la “revolución”.

A lo largo de los últimos tres años, el discurso gubernamental ha buscado convertir las medidas de apertura, desde la aparición de bodegones hasta la agresiva dolarización, en un arma contra las “sanciones del imperio”. Y la aparición de los nuevos establecimientos de juego en divisas, con el telón de fondo de un país empobrecido con crisis de producción y servicios, no es sino un nuevo escalón en este camino.

Tuvieron que pasar 10 años para que se cambiara la línea impartida por el presidente Hugo Chávez de cerrar los “antros de la perdición” –así calificó el fallecido mandatario a los casinos y bingos– y reflotarlos actualmente con el objetivo de ayudar a movilizar la precaria economía.

La eliminación de estos locales en 2011 por parte del gobierno chavista, llevó en su momento a la pérdida de más de 100 mil empleos, según señala el sindicato de trabajadores del sector.

Hace varias semanas, uno de los primeros locales en abrir sus puertas fue el Casino Humboldt, ubicado en la avenida Las Mercedes, al este de Caracas.

El centro de apuestas de dos pisos, instalado en un antiguo local nocturno, comienza a funcionar a las 10:00 am, principalmente con más de 50 máquinas tragamonedas distribuidas en los dos niveles. Pero en las instalaciones también se ubican mesas de póker, ruletas, black jack y Texas Ultimate, las cuales se activan a partir de las 4:00 pm.

El Casino Humboldt se encontraba anteriormente en el hotel del mismo nombre, ubicado en lo alto del cerro Avila o Waraira Repano que domina la ciudad, y había comenzado a funcionar en 2020. De hecho, en medio de la cuarentena sirvió de sede para un torneo de póker.

A comienzos de septiembre de este año, el Gobierno aprobó las licencias para 30 casinos (10 de ellos ubicados en el Distrito Capital). El Casino Humboldt abrió sus puertas el 27 de septiembre. Las personas que acuden deben contar con las divisas necesarias para poner a prueba su suerte: para poder jugar en una máquina tragamonedas se deben  invertir al menos $20, mientras, para tener entrada en las mesas de póker se requieren al menos $100.

En el local se dejan ver gran cantidad de personas, lo cual contrasta con un país que, según la más reciente encuesta Encovi, tiene 94,5% de la población en situación de pobreza por ingresos, y 76,6% en pobreza extrema.

La medida de apertura de 30 casinos fue cuestionada por diversos representantes del llamado chavismo crítico, entre ellos el exministro de Finanzas y docente de la Universidad del Zulia (LUZ), Rodrigo Cabezas.

“Abrir bodegones, aprovechando la exoneración de impuestos a las importaciones, o poner a funcionar los casinos que Hugo Chávez cerró hace una década, no son políticas económicas. De hecho, en el país no las hay. Quienes conducen la economía no saben de eso y son parte de la tragedia”, dijo Cabezas. 

Más empleos

Sobre el efecto real en el ámbito económico de la reactivación de los casinos, especialistas consultados apuntan que si bien podría mejorar la recaudación de impuestos y abrir nuevos puestos de trabajo, su impacto no será significativo dentro del Producto Interno Bruto (PIB) –cantidad de  bienes y servicios producidos por un país.

El director de la firma consultora Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, considera que “el Gobierno busca aumentar la captación de impuestos” en los locales de apuestas, y adicionalmente podría generar en principio “hasta 350 empleos directos y alrededor de 700 indirectos, lo que en el contexto actual (de crisis económica) es algo positivo”. Algunos especialistas hablan de la posibilidad de generar 12 mil empleos.

Pero las ganancias de casinos y bingos no serán suficientes para mejorar, por ejemplo, la infraestructura, servicios, educación o seguridad, para lo cual se requiere de  una inversión externa más robusta.

“Para ello es necesario rescatar la institucionalidad para poder acceder a recursos de órganos multilaterales”.

Por su parte, Soraya Roye, especialista en el sector y expresidenta de la Asociación Nacional de Casinos y Bingos, afirmó que la decisión de reabrir estos locales sí “beneficiará a la economía nacional”, al ayudar a movilizarla en distintos ámbitos.

“La actividad de un casino se relaciona mucho con la actividad de un hotel. Damos entretenimiento y servicios (…) Se activa mucho la economía porque hablamos de que contratamos a unas 400 personas en el casino y otras 800 se benefician económicamente”, dijo.

Roye advirtió que los permisos de funcionamiento están acompañados de un reglamento que impedirá la comisión de algunos delitos como lavado de dinero. 

“Existen fiscales, el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), todos los organismos que cuidan el dinero están aquí (…) Ningún casino puede abrir sin una inspección de la comisión en cuanto a las máquinas, quienes las trajeron como las trajeron”, manifestó. 

¿Política económica madurista?

El economista José Guerra no es tan optimista en cuanto a la medida y explica que los casinos no impulsarán un crecimiento real, debido a la magnitud de la crisis del país. Asegura que en el primer semestre del 2021, “la actividad económica cayó 38%”.

Cabezas agrega que la irresponsabilidad del manejo de las finanzas públicas ha llegado al extremo de que no hay política económica en materia presupuestaria, ni una que sistematice el tema fiscal, cambiario, productivo y del manejo de reservas.

No obstante, el economista Leonardo Buniak cree que el presidente Maduro está buscando una apertura acelerada para tratar de “reanimar la economía” sin que esto signifique necesariamente ir en contra de los preceptos de Chávez.

El experto Manuel Sutherland aclaró semanas atrás, a una agencia internacional, que “el Gobierno no va a invertir ni un dólar en los casinos ni va a comprar infraestructuras, por lo cual no hay un desvío de recursos de una zona a otra”.

Puntualizó que otra de las ventajas será la recaudación de impuestos en el ámbito municipal, sobre todo en el interior del país, aunque no lo suficiente para impulsar obras importantes.

Por su parte, el también economista Jesús Casique coincidió en que los casinos serán una fuente de generación de empleos importante, sin una recaudación de impuestos significativa. Al tratar de explicar el impacto de la pobreza estructural del país subraya que existen dos países diametralmente distintos.

“Tenemos dos venezuelas: una muy pobre y otra muy rica con los casinos”, señala Casique.

Turismo de casinos

La apertura de casinos no incidirá tampoco en el turismo nacional e internacional, básicamente porque sólo una pequeña proporción de las personas viaja por los casinos, explicó Buniak.

“El turista busca servicios básicos, infraestructura. A nivel de infraestructura turística el país sufre grandes debilidades, entre otras cosas porque no hay agua, luz eléctrica ni gasolina”, recalcó.

Sin embargo, para lograr una mayor recepción de dinero, los casinos han comenzado a aceptar bitcoin (BTC) y otras criptomonedas, entre ellas los tokens del juego Axie Infinity (SLP y AXS). El Casino Ciudad Jardín, en el Hotel Pipo Internacional de la ciudad de Maracay, estado Aragua, se inauguró hace un mes, anunciando de paso que se aceptaban criptomonedas como bitcoin, ethereum (ETH), la moneda estable tether (USDT) y los Axie Infinity (SLP y AXS). 

Con licencia para jugar 

La administración madurista reveló a comienzos de septiembre la lista de salas de juego permisadas para su funcionamiento que progresivamente abrirán al público. Algunas tienen fecha de inicio de operaciones para el último trimestre de 2021 y principios de 2022. 

A continuación la lista: 

1.- Sun Casino – Anzoátegui

2.- Charaima – Nueva Esparta 

3.- Caribe Plaza – Nueva Esparta

4.- Concorde – Nueva Esparta 

5.- Roraima – Bolívar

6.- Casino Guayana – Bolívar 

7.- Pipo – Maracay 

8.- Platinum – Maracay Hiper 

9.- Ballagio – Maracay Cepro 

10.- Coliseo – Miranda 

11.- Humboldt – Caracas (Traslado)

12.-Hotel Dubai – Caracas 

13.-Waldorf – Caracas 

14.- Tamanaco – Caracas 

15.- Conami – Caracas 

16.- Macaracuay – Miranda 

17.- La Cáscara – Miranda 

18.- La Urbina – Miranda 

19.- Buenaventura – Guatire

20.-Tiuna – Lara 

21.- Lidotel – Lara 

22.- Jirajara – Lara 

23.- Center Llanos – Barinas 

24.- Eco Inn – Portuguesa 

25.- Del Sur – Maracaibo 

26.- Maruma – Maracaibo 

27.- Inter – Maracaibo 

28.- Baywatch – Falcón 

29.- Tucacas – FalcÓn 

30.- Inter – Valencia 

Share This:

Por




Publicidad

El Tiempo