Oposición se prepara para endurecer presiones contra Maduro

Cientos de rocas, basura y vallas destruidas y esparcidas por el suelo, y dos camiones de carga aun atravesados en la vía liberando humo, muestran los vestigios de una batalla que se libró en uno de los puentes fronterizos entre Venezuela y Colombia durante el intento de la oposición venezolana para entregar ayuda humanitaria.

Después del revés que recibió la iniciativa, la oposición amenazó con “todas las opciones”, incluida el uso de la fuerza, para elevar las presiones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Tras la violenta jornada que se registró la víspera en las zonas cercanas a la frontera entre ambos países donde manifestantes, que exigían el ingreso de la ayuda, se enfrentaron a las fuerzas de seguridad venezolanas dejando un saldo de casi tres centenares de heridos, las localidades de ambos lados de la frontera retornaron el domingo a la normalidad aunque en algunas de sus calles se observó fuerte presencia militar y policial.

El primero en aparecer en los pasos fronterizos para evaluar el alcance de los daños fue el presidente colombiano Iván Duque, quien tras visitar el puente internacional Simón Bolívar _que comunica la ciudad colombiana de Cúcuta con la localidad venezolana de San Antonio del Táchira_ consideró los hechos como una “barbarie”.

Duque, quien desde que asumió el poder el año pasado ha mantenido una postura intransigente hacia el gobierno venezolano, dijo a la prensa que Colombia intensificará los esfuerzos ante la comunidad internacional para que el “cerco diplomático sea más efectivo” contra Maduro. El mandatario indicó que el encuentro que sostendrá el lunes del Grupo de Lima en Bogotá será una oportunidad para evaluar nuevas acciones.

Horas después, la ministra venezolana de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, acudió, acompañada de varios guardias nacionales y hombres vestidos de civil con armas largas, al puente internacional Francisco de Paula Santander, que comunica Cúcuta con la localidad venezolana de Ureña, donde aún permanecen estacionados en la vía dos camiones de la carga humanitaria que se incendiaron la víspera en medio de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Cierre de frontera

Colombia acordó la víspera extender por dos días el cierre de los pasos fronterizos entre Venezuela y el departamento colombiano del Norte de Santander para atender los daños que sufrieron las instalaciones gubernamentales.

El director general de Migración de Colombia, Christian Krüger, dijo en un comunicado que el cierre, que se inició el sábado para atender el plan de ayuda humanitaria de Venezuela, se mantendrá hasta la medianoche del lunes.

Pese al cierre de los pasos fronterizos entre Cúcuta y San Antonio del Táchira, desde el inicio de la jornada The Associated Press observó a decenas de personas que utilizaban las trochas cercanas al puente internacional para pasar de Venezuela hacia Colombia.

Entre las personas que pasaron por la trocha estaba una militar venezolana, vestida de traje verde oliva, que desertó junto con su hija en brazos y fue recibida por las autoridades colombianas.

Al menos un centenar de miembros de cuerpos de seguridad, incluidos militares y policías, desertaron la víspera de las fuerzas venezolanas y dieron su apoyo al jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quien se declaró presidente encargado.

Desde Brasil, el coronel George Feres Kanaan, coordinador operacional adjunto de la fuerza de tarea logística humanitaria del estado de Roraima, confirmó el domingo que dos sargentos de la Guardia Nacional de Venezuela, vestidos de uniforme, se presentaron en la localidad fronteriza de Pacaraima para solicitar refugio.

Otra de las personas que utilizó las trochas para pasar la frontera fue Claudia Aguilar, una mujer embarazada de 29 años con tres hijos, quien relató que cruzó temprano para comprar alimentos en Colombia.

Aguilar manifestó preocupación por el cierre de la frontera, y dijo que “va a ser peor porque nosotros estamos abasteciéndonos de Colombia”.

Las tensiones entre Venezuela y Colombia escalaron la víspera luego que el presidente Maduro anunció una ruptura de relaciones políticas y diplomáticas con Bogotá y dio 24 horas a los diplomáticos colombianos para que abandonen el territorio venezolano.

“No podemos seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela”, dijo Maduro al justificar la decisión.

Con excepción de la atención consular y el trato a nivel de encargados de negocios, Bogotá congeló sus relaciones con Caracas desde mediados del 2018.

Ante el frustrado intento de la oposición para ingresar a Venezuela la ayuda humanitaria y la fuerte represión de las fuerzas militares que dejó varios centenares de heridos, Guaidó anunció la noche del sábado en su cuenta de Twitter que planteará a la comunidad internacional que “debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta patria que lucha y seguirá luchando”, pero no ofreció detalles

Reunión

Guaidó dijo que se reunirá el lunes en Bogotá con el vicepresidente estadounidense Mike Pence en el marco de una convocatoria de emergencia de los cancilleres del Grupo de Lima, que reúne a 13 países latinoamericanos y a Canadá.

Sobre la propuesta que llevará la oposición al encuentro, el representante de Venezuela en el Grupo de Lima, diputado Julio Borges, adelantó que se solicitará “acciones diplomáticas más contundentes” y el “uso de la fuerza” contra Maduro por bloquear la ayuda humanitaria y “desatar la violencia” en la frontera, señala un comunicado de prensa del diputado.

El líder opositor, vestido de chaqueta azul, jeans y zapatos deportivos, arribó el domingo a la base militar del Comando Aéreo de Transporte Militar en Bogotá en una aeronave de la fuerza aérea colombiana donde fue recibido con honores militares por el canciller Carlos Holmes Trujillo.

Por su parte, el ministro venezolano de Comunicación, Jorge Rodríguez, reiteró el domingo los cuestionamientos contra Guaidó, al que llamó “patético, y dijo a la prensa, desde el palacio de gobierno, que en el nuevo encuentro del Grupo de Lima se insistirá en la “agresión” contra Venezuela.

Desde Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel reiteró su preocupación por una guerra que enlute al pueblo venezolano y expresó su solidaridad con su aliado, el presidente Maduro; al tiempo que criticó la actitud de Duque.

“Ayer parecían payasos un grupo de presidentes… ¡si esos presidentes tienen más problemas que los que tiene Venezuela!”, expresó Díaz-Canel al salir de sufragar en un plebiscito que se desarrolla en la isla.

 Cúcuta / AP

Share This:

Por

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!