Familiares exigen reanudar búsqueda de desaparecidos del naufragio en embalse de Macagua

Cuatro curiaras, un buzo sin equipos de inmersión, y el empeño de parientes y amigos son lo único con que cuentan los familiares de Domingo Labastida y Daniel González, para seguir buscando sus cuerpos en el río Caroní.

Según Correo del Caroní, Labastida y González son dos de los cinco hombres que iban a bordo de la curiara de metal que el domingo 24 de octubre naufragó en el río Caroní. Ambos continúan desaparecidos.

Sus parientes exigen a las autoridades retomar la búsqueda que fue suspendida el 28 de octubre, cuatro días después del accidente. Por ahora, aseguran no tienen otra opción que seguir buscando con recursos propios.

Búsqueda con escasos recursos

A diario salen cuatro curiaras a buscar a los hombres desaparecidos. Por ellos también salen personas que caminan por las orillas del río con la esperanza de ver los cuerpos flotar.

Familiares solicitan a la sociedad civil recursos como lanchas, combustible y equipo de buceo para poder retomar la búsqueda de sus seres queridos con el apoyo de las autoridades de Protección Civil y el Destacamento de Vigilancia Fluvial 62 del Comando de Vigilancia Costera de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Thais Gómez, sobrina de Domingo Labastida, informó que la noche del miércoles 27 de octubre el cuerpo de Daniel González, de 47 años, flotó cerca del embalse de Macagua, pudieron reconocerlo por la bermuda que llevaba.

“Pero nos dijeron que ya a esa hora no podían rescatarlo, las compuertas estaban abiertas y aunque pedimos cerrarlas nos dijeron que iban a tardar hasta 10 horas en terminar de cerrarse… en la mañana, obviamente el cuerpo no estaba”, relató.

“No nos dan respuesta”

Gómez señaló que, aunque han contactado a las autoridades de Protección Civil y Guardia Costera para continuar con la búsqueda, ha recibido solo requisitos para seguir buscando, como los equipos de buceo. “Cuando nosotros exigimos buzos, ellos los llevaron, pero los buzos nunca se metieron al agua por falta de equipos. Ahora tenemos un buzo, pero sin equipos”, dijo.

Del accidente solo hubo un sobreviviente, Máximo González, de 37 años. Dos personas, Marcos Alexander Reyes y Harold Canales, fueron encontradas sin vida el martes 26 de octubre, tres días después de que la curiara se hundiera.

“Esto no se puede quedar así, nosotros necesitamos encontrar a nuestros familiares. Hemos escrito, y no nos dan respuesta”, lamentó Gómez. “Necesitamos que ellos nos ayuden porque ellos pueden conseguir lanchas y combustible, nosotros no. Cada lancha necesita 50 litros, no podemos”, agregó.

Puerto Ordaz / Laura Clisánchez / Correo del Caroní

Share This:

Por




Publicidad

El Tiempo