Países ricos siguen acumulando vacunas en detrimento del resto del mundo

Los países ricos tienen un excedente de al menos 1.200 millones de vacunas contra la Covid-19 y a pesar de eso muchos siguen cerrando contratos con farmacéuticas para recibir más dosis en los próximos meses, lo que obstaculiza los esfuerzos en favor de un acceso equitativo a estos productos, que siguen fuera del alcance de una buena parte de la población mundial, informó la agencia de noticias EFE.

“Hay al menos 1.200 millones de excedentes de dosis en los países ricos, que podrían ser bien utilizados. Pedimos a esos países que intercambien con COVAX y con la Unión Africana sus lugares en las filas de producción de modo que al fin podamos acceder a las dosis que corresponden a los pedidos que hemos hecho”, señaló a EFE el director responsable de Países y Asuntos Gubernamentales de la alianza para las vacunas GAVI, Santiago Cornejo.

COVAX es el mecanismo que creó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con GAVI en abril de 2020, cuando apenas empezaban los ensayos de las vacunas pero ya era claro que una vez que estuviesen listas los países con capacidad de negociación y de pago las acapararían y dejarían muy poco para el resto del mundo.

Lo que la OMS temía ocurrió y mientras los países desarrollados tienen guardados cientos de millones de vacunas y empiezan a ofrecer uno tras otro una tercera dosis a sus poblaciones, apenas el 5,8 % de la población de África ha recibido la primera, según los datos más recientes que maneja GAVI.

La solución

Próximamente se celebrará en en Nueva York el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU y su presidente, el embajador de Maldivas, Abdulá Shahid, ha dicho que planea convocar a una reunión con líderes y expertos para discutir sobre la forma de cerrar la brecha en el acceso a las vacunas.

Sin embargo, las miradas están puestas en una cumbre que estaría preparando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también la próxima semana con otros mandatarios que estarán en su país para la reunión de la ONU.

Según se ha filtrado, Biden presentaría en la cumbre una serie de objetivos muy ambiciosos para extender la vacunación hasta el 70 % de la población mundial de aquí a un año.

Una necesidad

Los expertos que están inmersos en el día a día de las gestiones y la logística para tratar de hacer llegar vacunas a los países más relegados creen que si se combinaran donaciones masivas y el levantamiento de la prohibición que han dictado algunos países a la exportación de vacunas y de algunos de sus ingredientes, una parte del problema podría resolverse.

Para una solución más completa también sería necesario que las farmacéuticas aceptaran priorizar los pedidos de COVAX por encima de los acuerdos con países que ofrecen pagar más por las vacunas.

“Entre las mayores prioridades está terminar con todas las prohibiciones a las exportaciones, en particular la del Gobierno de India a sus productores y persuadir a los fabricantes a aumentar sus entregas a COVAX y a la Unión Africana, y no dejarlas de lado por otros contratos más lucrativos”, explicó Cornejo.

Madrid / Redacción Web

Share This:

Por




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo