Moody’s prevé una recesión en Bolivia después de 40 años

La crisis por la pandemia del coronavirus impactará negativamente en la ya desacelerada economía boliviana “impulsando la primera recesión del país desde la década de 1980”, según un reciente análisis de la calificadora de riesgo Moody’s.

En un informe publicado por Moody’s vaticinó una contracción real del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia “de aproximadamente 3,5% este año” respecto del crecimiento de 2,2% en 2019, por lo que la calificación del país caerá a BI, es decir, a “perspectiva negativa”.

Según la agencia calificadora, el crecimiento se recuperará en 2021 con un estimado de 2,9% del PIB. La recesión debilitará las finanzas públicas y ampliara el déficit fiscal a casi 13% del PIB, lo que conlleva “considerables desafíos” para el gobierno interino de la presidenta Jeanine Áñez.

Tras la anulación de las elecciones el año pasado por supuesto fraude, lo que derivó en la renuncia del entonces presidente Evo Morales, el país ha quedado polarizado y la fecha de los comicios está en la incertidumbre debido a la pandemia, que obligó al gobierno a decretar una cuarentena que acentuó la parálisis económica.

Más expectativas

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha previsto una contracción del PIB del 2,9% este año, ante lo cual Áñez anunció que impulsará un plan de creación masiva de empleos. “El primer objetivo de la reactivación económica será mantener la estabilidad laboral para después impulsar las condiciones para crear más empleo”, comentó.

La situación más crítica es la de la industria de hidrocarburos, el motor económico y del que dependen un tercio de los ingresos nacionales por la exportación de gas natural.

“Desde 2015 la situación se tornó crítica con la caída de precios del petróleo y la crisis se intensificó con la llegada de la pandemia, lo que acentuó la precariedad de la economía poniendo en riesgo los bonos sociales” que reciben miles de familias, dijo el analista en temas energéticos Raúl Velásquez.

La necesidad

Según Velásquez, sólo “una reforma estructural permitirá que la petrolera (estatal) deje de operar como un botín político para convertirse en una empresa” que pueda ayudar a salvar la economía del país.

Hasta el miércoles Bolivia ha reportado más de 7.100 casos de coronavirus y más de 270 fallecidos.

La Paz / Carlos Valdez / AP

Share This:

Por

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!