CIDH pide investigación internacional de muertes en Bolivia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó una investigación internacional sobre las graves violaciones ocurridas durante las recientes protestas en Bolivia que derivaron en la muerte de 35 personas.

En un informe preliminar tras su vista al país, la CIDH manifestó su “condena a las masacres de Sacaba y Senkata, en las que se habrían cometido graves violaciones de los derechos humanos”.

En ambas localidades murieron 18 seguidores del expresidente Evo Morales, la mayoría por disparos de armas de fuego durante una incursión de las fuerzas del orden para contrarrestar las protestas. Cuando ocurrieron los hechos el ministro de Defensa, Fernando López, dijo que los proyectiles usados no correspondían a las fuerzas armadas.

El Instituto de Investigaciones Forenses estableció que 27 de las víctimas fallecieron por disparos de armas de fuego pero el Ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sugirió que las muertes pudieron ser provocadas por infiltrados con la supuesta intención de culpar al gobierno.

Recomendación

La CIDH también recomendó al gobierno “adoptar medidas para investigar, juzgar y sancionar a los responsables de todos los actos de violencia y desmantelar los grupos armados particulares que han ejercido violencia contra la población civil, del bando que sean”.

Asimismo, el organismo dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió “entregar los salvoconductos a las personas asiladas en las embajadas de México y de Argentina”, para que puedan ejercer su derecho al asilo y refugio.

Según el gobierno, 25 personas están en la embajada de México en La Paz a la espera de ese documento, entre ellos el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, contra quien el gobierno inició una demanda penal por sedición y terrorismo.

Morales enfrenta otra acusación similar. El gobierno acusa al exmandatario de alentar la convulsión.

Renuncia inesperada

Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre cercado por las protestas en rechazo a un supuesto fraude electoral para reelegirse a un cuarto mandato en los comicios del 20 de octubre. Tras su dimisión sus partidarios emprendieron violentas protestas, sobre todo en La Paz y Cochabamba.

El expresidente, que llevaba casi 14 años en el poder, acusó a los opositores de golpe de Estado y se exilió en México, facilitando que la senadora opositora Jeanine Áñez se proclame presidenta transitoria con la misión de convocar nuevas elecciones en cuatro meses.

Una auditoria internacional de la OEA estableció que en los comicios hubo “manipulación dolosa” de los resultados. Las autoridades electorales afrontan un juicio penal por esa causa.

La Paz / Carlos Valdez / AP

Share This:

Por

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!