Adquirir frutas se ha convertido en un lujo por sus costos

El costo de los alimentos no deja de sorprender al venezolano, obligándolo a cambiar sus rutinas de consumo, pues ni la frutas escapan del constante aumento de precios. Algunos consultados señalaron que varias de ellas ya se han vuelto un lujo.

En la zona norte del estado Anzoátegui, la lechoza, una de las que se conseguían más económicas en mercados por su fácil cultivo, actualmente tiene un costo de Bs 300 mil el kilo, casi un salario mínimo en Venezuela.

El cambur criollo ronda el mismo precio. Carretilleros lo comercializan entre Bs 260 mil y Bs 890 mil, mientras que en supermercados se consigue hasta en Bs 500 mil.

Por su parte, el melón se acerca a los Bs 450 mil con dinero en efectivo.

El albañil Franklin Fernández sostuvo que comprar frutas se ha hecho cuesta arriba debido a lo que se debe gastar.

“El efectivo es oro y ya no se puede adquirir frutas como antes. Hasta las más aporreadas las venden caras. En estos días quería comprarle guayabas a mi hija para una actividad en la escuela, pero costaban Bs 300 mil el kilo y lo que había sacado ese día en el banco no me alcanzaba. Entre a una feria y estaban más caras, y más chiquitas, pero compré 500 gramos”, comentó.

Lo más caro

En el mercado municipal de Puerto La Cruz se consiguen variedades de frutas, cuyos costos son cada vez más altos.

Un kilo de mandarina se ubica en 1 millón 200 mil bolívares si se compra con punto de venta, mientras que con efectivo no baja de 800 mil.

“Tenía tiempo sin ver mandarinas y me dispuse a comprar, pero cuando me dijeron el precio se me quitaron las ganas”, manifestó Solángel Urbina.

Las frutas de consumo en esta temporada se encuentran aún más caras. El kilo de fresas está en 3 millones 500 mil bolívares. Algunos vendedores ambulantes la comercializan en 3 dólares.

Milena Pérez / Puerto La Cruz

Share This:

Por




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!