Antetokounmpo: “no podía irme sin ganar un campeonato”

Giannis Antetokounmpo habría sido perdonado por dejar Milwaukee por pastos más verdes.

Antetokounmpo había visto a su pequeño mercado dominar el juego de la temporada regular en años sucesivos solo para quedarse corto en los playoffs. Los movimientos de la oficina central dejaron algo que desear, y el entrenador de Bucks de Milwaukee, Mike Budenholzer, fue un foco frecuente de denigración y duda.

En cambio, Giannis cumplió su palabra, y más específicamente, una promesa hecha en junio de 2014: “Nunca dejaré el equipo y la ciudad de Milwaukee hasta que construyamos el equipo a nivel de campeonato”.

Contrato

Antetokounmpo firmó un contrato supermax de cinco años en la temporada baja, y su promesa se hizo realidad el martes por la noche. Y por lo que parece, el MVP de las Finales de la NBA de 26 años lo hizo a su manera.

“Simplemente no podía irme”, dijo Antetokounmpo a los reporteros, cortesía de Tim Bontemps de ESPN luego de la victoria 105-98 sobre Phoenix. “Había un trabajo que tenía que terminar”.

Considere ese trabajo terminado, y nada menos que de manera estelar.

Convicción

“Al regresar, pensé, ‘Esta es mi ciudad. Ellos confían en mí. Ellos creen en mí. Ellos creen en nosotros’. Obviamente, quería hacer el trabajo”, agregó Antentokounmpo después de igualar el récord del Salón de la Fama Bob Pettit con una actuación de 50 puntos en un juego de cierre de las Finales.

“Pero ese es mi lado obstinado. Es fácil ir a algún lado e ir a ganar un campeonato con alguien más. Es fácil, podría ir a un súper equipo y simplemente hacer mi parte y ganar un campeonato”, dijo el dos veces MVP de la NBA.

Miami Heat popularizó la tendencia “Superteam” en 2010 cuando LeBron James se unió a Dwyane Wade y Chris Bosh en Miami. Luego, Golden State Warriors lo llevó al siguiente nivel en 2016 cuando Kevin Durant formó la versión de baloncesto de Voltron junto con sus compañeros All-Stars Steph Curry, Draymond Green y Klay Thompson. Brooklyn Nets siguió su ejemplo cuando el equilibrio competitivo en la NBA se trasladó a los grandes equipos del mercado plagados de estrellas de renombre.

Forma

“Pero esta es la manera más difícil de hacerlo”, agregó un emocionado Antentokounmpo. “Y esta es la manera de hacerlo, y lo hicimos. Lo hicimos”.

De hecho, Bucks lo hizo. Y al hacerlo, la preciada y amable piedra angular de la franquicia, Antentokounmpo, despejó muchas dudas.

“No dejes que nadie te diga lo que puedes ser y lo que no puedes hacer, solo créelo. Espero dar a la gente de todo el mundo, de África, de Europa, la esperanza de que se pueda hacer”, agregó un triunfante Antetokounmpo.

“Hace ocho años, hace ocho años y medio, cuando llegué a la liga, no sabía de dónde vendría mi próxima comida”, agregó. “Mi mamá estaba vendiendo cosas en la calle. Ahora estoy aquí sentado en la parte superior de la cima. Estoy extremadamente bendecido. Si nunca tengo la oportunidad de sentarme en esta mesa nunca más, estoy bien con eso. Estoy bien con eso. Espero que esto pueda dar esperanza a todos en todo el mundo. Quiero que crean en sus sueños”.

Barcelona / José Barberi Jr.

Share This:

Por




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo