“Ya no se puede celebrar un cumpleaños como Dios manda”

Hacer una fiesta de cumpleaños infantil en la que se decore con todos los elementos posibles es algo que ya no está al alcance del bolsillo de los venezolanos. Así lo manifiestan ciudadanos consultados.

En un recorrido realizado por comercios de Puerto La Cruz, se pudo corroborar que para comprar una piñata, una chupetera y varias bolsas de cotillones se requiere en promedio 400 mil bolívares (Bs), sin contar las golosinas.

El precio de un paquete de globos asciende a Bs 90: más de dos salarios mínimos establecidos por el Estado.

“Ya no se puede celebrar un cumpleaños como Dios manda, con los detallitos decorativos, porque todo está demasiado caro. Hasta eso (globos) está por las nubes”, comentó Ester Méndez mientras consultaba precios para celebrar los 10 años de su único hijo.

Además, aseguró que no elaboraría muchos de los arreglos que tenía en mente para decorar por no contar con el dinero suficiente.

De grandes fiestas a reuniones reducidas

El número de personas que son invitadas a dichos festejos también se ha visto reducido debido al gasto que implica repartir pasapalos, comida y bebida, lo cual es costumbre en este tipo de eventos.

“Lo único que ha quedado fijo para un cumpleaños es la torta porque si uno se pone a comprar otras cosas se queda limpio. Antes sí se podía”, señaló el ama de casa Luisana Pérez, quien recientemente celebró el segundo año de su bebé junto con “los amigos y familiares más cercanos”.

Puerto La Cruz / Milena Pérez

Share This:

Por

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!