Liga Americana extendió racha de triunfos sobre la Nacional en duelos de luminarias (+Fotos)

Un lugar para el show de Shohei Ohtani también se convirtió en un gran escenario para Vladimir Guerrero Jr.

Ohtani desató su recta de 100 mph mientras lanzaba una entrada perfecta para la victoria y se convertía en el primer All-Star de dos vías del béisbol, Guerrero sacudió al Coors Field con un jonrón de 468 pies y la Liga Americana venció al equipo de Liga Nacional 5-2 el martes por la noche para la octava victoria consecutiva.

Cerca y lejos, todo el enfoque del deporte estuvo en Ohtani desde el principio en este Juego de Estrellas.

Los jugadores de ambos lados se subieron a los rieles del dugout para observarlo, y la sensación japonesa se fue de 2-0, derribándose dos veces como primer bate y bateador designado de la Liga Americana.

Jared Walsh, compañero de Ohtani en Angelinos de Los Ángeles, salvó con su guante. Hizo una atrapada deslizante en el jardín izquierdo en el complicado batazo de líneas de Kris Bryant con las bases llenas para finalizar la octava entrada.

Entonces, incluso con los equipos vestidos con uniformes nuevos que las redes sociales consideraron un ponche en lugar de un jonrón, fue un resultado familiar. Mike Zunino también conectó para la Liga Americana, ya que mejoró a 46-43-2 en general en la serie.

Logro

Guerrero, a los 22 años, se convirtió en el MVP (Jugador Más Valioso) de menor edad en la historia del Juego de Estrellas.

Vladimir Guerrero Jr. Conectó cuadrangular de 468 pies

J.T. Realmuto pegó un cuadrangular para la Liga Nacional en una noche de una milla de altura en Coors, la plataforma de lanzamiento definitiva del béisbol.

Un derecho de 27 años en su cuarta temporada en las Mayores, Ohtani ha deslumbrado. Lidera las Grandes Ligas con 33 jonrones y tiene marca de 4-1 en 13 aperturas como lanzador, una actuación de dos vías que no se había visto desde Babe Ruth en 1919 y ’20, antes de que el “Bambino” abandonara en gran medida el montículo por slugging.

“Esta ha sido la mejor experiencia, la más memorable”, dijo Ohtani a través del traductor Ippei Mizuhara. “Obviamente, nunca he jugado en los playoffs o la Serie Mundial, así que una vez que haga eso, probablemente lo supere. Pero este ha sido el más memorable”.

Ohtani fue una amenaza de dos y tres dígitos en Denver, conectó un batazo de 513 pies durante el Derby de jonrones del lunes por la noche e hizo un lanzamiento de 100.2 mph a Nolan Arenado.

“Era tan bueno como se anunciaba”, señaló Arenado. “Su recta tuvo un pequeño corte y es un muy buen jugador. Simplemente increíble”.

Después de un día completo, Ohtani durmió hasta las 10:30 a.m.

“Fue mucho más agotador en comparación con la temporada regular, pero si todos se divierten, lo hago bien”, dijo.

Ohtani retiró a Fernando Tatis Jr., Max Muncy y Arenado, un favorito de los fanáticos de Colorado, en orden en la mitad inferior de la primera, lanzando 10 de 14 lanzamientos para strikes.

Grandes Ligas, incluso, hizo un ajuste de reglas especiales para Ohtani, lo que le permitió ser reemplazado como lanzador y permanecer en el juego como el bateador designado después de terminar de lanzar. Sonó dos roletazos: el segunda base de Piratas de Pittsburgh, Adam Frazier, hizo una buena jugada de revés que evitó un hit contra Max Scherzer al comenzar la noche.

Ohtani fue retirado por un bateador emergente en el quinto. Mientras tanto, los zapatos de Shohei se dirigieron al Salón de la Fama, que recogió sus tacos, protector de manos y protector de pies para exhibirlos en Cooperstown.

Ohtani se combinó con Lance Lynn, Kyle Gibson, Nathan Eovaldi, Gregory Soto, Chris Bassitt, Andrew Kittredge, Matt Barnes y Liam Hendriks en un bate de ocho hits.

Una victoria iniciada por un lanzador japonés terminó con una salvada de un australiano y un MVP de un dominicano. Hendriks fue ayudado por un rebote afortunado en el backstop que convirtió lo que hubiera sido un wild pitch en un out en segunda.

Satisfacción

“Es un juego mundial ahora”, dijo Hendriks. “Hay muchos de nosotros aquí y espero que haya más por venir con la exposición que Shohei y los muchachos de la República Dominicana y Venezuela pueden traer a este juego”.

Hendriks usó un micrófono en el montículo para la transmisión de televisión y escuchó maldecir en voz alta tras un slider errante a Omar Narváez.

En otra temporada de ponches récord que han alarmado a los líderes del béisbol, los bateadores de la Liga Americana lanzaron 12 golpes mientras que los bateadores de la Liga Nacional abanicaron solo tres ponches.

La Liga Americana ha ganado 20 de los últimos 23 Juegos de Estrellas con un empate.

Si bien todo se mide con precisión en estos días, el batazo de Guerrero en la tercera entrada contra Corbin Burnes de Milwaukee fue asombroso incluso antes de que Statcast revelara que fue de 468 pies, el más largo desde que se realizó el Juego de Estrellas en 2015.

Cuando la pelota aterrizó en la parte superior de los asientos del jardín izquierdo debajo del enorme tablero de video, Tatis, el campocorto de la Liga Nacional y otro de los “juniors” entre un récord de 42 estrellas por primera vez, giró lentamente y puso ambas manos en su cabeza.

“Fue un tiro a la luna”, señaló. “Lo ha estado haciendo todo el año. ¿Por qué no lucirlo aquí?”

Guerrero y Tatis están empatados en el segundo lugar en las mayores con 28 jonrones detrás de Ohtani; por cierto, Ohtani también está empatado en el liderato de la Liga Americana en triples con cuatro.

El jonrón de Guerrero fue el número 200 en la historia del Juego de Estrellas y siguió el camino al bate de su padre, Vladimir Guerrero, quien pegó un jonrón a Brad Penny en el juego de 2006 en Pittsburgh. Se unieron a Bobby Bonds (1973) y Barry Bonds (1998 en Coors) y Ken Griffey Sr. (1980) y Ken Griffey Jr. (1992) como los únicos dúos de padre e hijo con jonrones All-Star.

“Los sueños se hacen realidad”, dijo Vlad Jr. a través de un traductor. “Desde que era niño he estado pensando en este momento”.

Su casco y guantes de bateo van a Cooperstown.

Guerrero agregó un rodado productor en el quinto contra Trevor Rogers de Miami, y Xander Bogaerts de Boston siguió con un sencillo productor para una ventaja de 4-0. Ambas carreras fueron sumadas luego de que el campocorto Brandon Crawford cometió un error en el roletazo de Teoscar Hernández.

Marcus Semien, de Toronto, había adelantado a la Liga Americana con un sencillo productor en el segundo ante Burnes, quien se llevó la derrota.

Batazo

Realmuto conectó un cuadrangular en el quinto frente a Soto, un recorrido más peatonal de 430 pies que fue el primero de un All-Star de Filadelfia desde Mike Schmidt en 1981.

J.T. Realmuto descargó jonrón para la Liga Nacional

Zunino conectó un disparo de 433 pies en el sexto contra Taijuan Walker y permitió un pase de anotación en la mitad inferior.

Una multitud de 49,184 llenó el Coors Field, un marcado contraste con la temporada regular de 2020 que se jugó en estadios vacíos debido a la pandemia y a muchos juegos con fanáticos limitados en la primera mitad de esta temporada, mientras que las vacunas se volvieron más frecuentes.

Ohtani se convirtió en el segundo lanzador japonés consecutivo en ganar el Juego de Estrellas después de Masahiro Tanaka de Yankees hace dos años. El juego del año pasado se canceló cuando la pandemia retrasó el inicio de la temporada hasta finales de julio.

La racha ganadora de la Liga Americana es la más larga, tres menos que el récord establecido por la Liga Nacional entre 1972 y 1982.

“Desafortunadamente, soy parte de tres de ellos”, señaló el mánager de la Liga Nacional, Dave Roberts. “No es de lo que estoy más orgulloso”.

Barcelona / José Barberi Jr.

Share This:

Por




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo