Aliado de Nicolás Maduro contrata asesor político para mejorar su imagen en Washington

Un aliado del presidente venezolano Nicolás Maduro contrató a un asesor político de Washington cuyo negocio ha florecido durante el gobierno de Donald Trump, parte de un esfuerzo de 12,5 millones de dólares para aliviar las sanciones y restablecer las relaciones bilaterales justo cuando parece estancarse la campaña estadounidense para derrocar al gobernante socialista.

El inspector general venezolano Reinaldo Muñoz contrató al cabildero Robert Stryk, de la firma Sonoran Policy Group, como parte de un contrato más amplio con Foley & Lardner, un despacho legal con oficinas en Washington.

La firma legal y la empresa de Stryk, Sonoran Policy Group, se registraron separadamente como contratados por Muñoz ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en documentos publicados el lunes en el sitio en línea de dicha oficina.

Sus labores incluirán “desarrollar una estrategia para actuar con el gobierno de Estados Unidos a fin de retirar al actor extranjero u otros actores de las listas de entidades sujetas a sanciones económicas estadounidenses debido a sus vínculos con la República”, dice el documento de Foley, que por su parte está pagando 2 millones de dólares para contratar a Stryk como consultor.

Las gestiones se realizan mientras el respaldo estadounidense a Juan Guaidó, el líder opositor que muchos países consideran presidente legítimo de Venezuela, está siendo criticado.

Un año después de iniciada la campaña respaldada por Estados Unidos para sacar a Maduro del poder, el gobernante venezolano ha logrado aplastar un intento de golpe, protestas masivas y duras sanciones económicas estadounidenses que han cortado el acceso de su gobierno a los bancos occidentales.

Envalentonado por los reveses de Guaidó, Maduro está ahora tratando de mejorar su imagen en Washington, donde ha sido tachado categóricamente de dictador.

Este mes, Maduro le dijo al Washington Post que desea dialogar directamente con el gobierno estadounidense a fin de aliviar las tensiones que han empeorado las penurias económicas en el país petrolero. También invitó a las Naciones Unidas y a la Unión Europea a enviar observadores a las elecciones legislativas que se realizarán en unos meses.

Stryk, vinicultor y exasesor republicano que perdió una elección para alcalde en Yountville, California, es uno de los cabilderos más importantes en Washington en la era de Trump.

Fue asesor voluntario en la campaña del mandatario en la costa occidental de Estados Unidos. Su firma, el Sonoran Policy Group, no realizó labores de cabildeo de 2013 a 2016, pero desde principios del 2017 ha hecho negocios con entidades extranjeras por más de 10,5 millones de dólares.

Al igual que Venezuela, muchos de los clientes tienen mala reputación en Estados Unidos o están bajo sanciones económicas. Ejemplos de ello son Somalia, la República Democrática del Congo y el Ministerio del Interior de Arabia Saudí, que firmó un contrato por 5,4 millones de dólares en mayo del 2017.

Además, el asesor representa a Isabel dos Santos, la mujer más acaudalada de África, quien ha sido acusada de haber acumulado una enorme fortuna gracias a préstamos estatales conseguidos por su padre, un expresidente de Angola.

El contrato de Muñoz con Foley, por una tarifa única de 12,5 millones de dólares, se extiende hasta el 10 de mayo. A Stryk le corresponden 2 millones de dólares en el acuerdo en pago a su asesoría.

Reuters / Miami

Share This:

Por

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!