Patriots y Brady conquistaron su sexto trono apoyados en la defensa

Tom Brady y Patriots tendrán siempre en la memoria el momento en que ganaron su sexto campeonato. De la manera en que lo consiguieron, tal vez sean los únicos que quieran recordarlo.

Sony Michel anotó en carrera de dos yardas a mitad del cuarto periodo, Julian Edelman — el Más Valioso del Super Bowl — sumó 10 recepciones para 141 yardas y la defensiva de ls Patriots haría el resto en la victoria 13-3 sobre Rams de Los Ángeles.

El resultado no fue bonito ni memorable. Más bien fue suficiente.

Patriots conquistó el sexto título de su historia, su segundo en tres años y le repitieron la dosis a unos Rams que también vieron incrédulos desde la primera fila el inicio de la dinastía de Nueva Inglaterra al ganar la edición 2002, con Bill Belichick como estratega y Brady de mariscal de campo.

“Creo que no me lo voy a creer por mucho, mucho tiempo”, dijo Brady, de 41 años. “He tenido la bendición de jugar con los mejores compañeros desde el 2011 hasta ahora”.

El segundo mejor ataque de toda la NFL jamás se presentó al encuentro y abandonó en el peor momento a una heroica defensiva de Rams que no tuvo más opción que doblegarse en el peor momento posible.

Una recepción de 29 yardas de Rob Gronkowski dejó el balón a dos yardas de la zona de anotación y desde ahí, Michel avanzó sin problemas para poner a los Patriots en una ventaja que resultaría letal. En su única serie ofensiva funcional, Patriots utilizó apenas cinco jugadas para recorrer 69 yardas, 47 de ellas con dos recepciones de Gronkowski.

Rams sufrió un golpe prácticamente letal cuando Stephon Gilmore se adelantó para interceptar un pase de Jared Goff con 4:17 en el reloj en la yarda 4 y el gol de campo de 41 yardas de Stephen Gostkowski le arrebató a Los Ángeles su último suspiro de vida.

“Eso fue increíble”, dijo Brady. “La defensiva jugó tan bien y finalmente los ayudamos consiguiendo un touchdown”.

El Super Bowl fue un auténtico Súper Bostezo
Los 16 puntos totales son la menor cantidad para un Super Bowl, debajo de los 21 combinados del triunfo de Miami sobre Washington en la edición de 1973. Los Rams, la segunda mejor ofensiva de toda la NFL fue blanqueada en la primera mitad, y de hecho los Patriots no permitieron puntos antes del descanso en sus últimos dos juegos de playoffs _ precisamente ante los dos mejores ataques de la liga.

“Definitivamente me ganaron la partida”, dijo el coach de los Rams Sean McVay, de apenas 33 años de edad. “No hice un trabajo lo suficientemente bueno con este equipo”.

El primer pase de Brady fue interceptado, la primera serie ofensiva de los Rams duró tres jugadas y 51 segundos, ambos equipos se combinaron para un solo viaje a la zona roja y 6 de 26 en tercer down.

No parece molestarle a Patriots
A fin de cuentas, se convirtieron en apenas el segundo equipo en ganar seis títulos de Super Bowl para empatar a Pittsburgh en la cima, todos bajo la tutela del Belichick, quien a sus 66 años se convirtió en el entrenador de mayor edad en conquistar el Vince Lombardi. Nueva Inglaterra conquistó su segundo título en tres años, el tercero en los últimos cinco y en total tiene nueve apariciones desde que Belichick y Brady subieron al trono por primera vez en 2002.

En esta ocasión no hubiera sido posible sin la presencia de Edelman.

Desde hace varios años su jugador más confiable, el menudo y explosivo wide receiver no defraudó a su pasador. Sus 10 recepciones empataron una marca personal en playoffs, sus 141 yardas fueron la segunda cifra más alta de su carrera en postemporada y fueron el final perfecto para una campaña redentora que inició con una suspensión por cuatro juegos por violar la política de sustancias prohibidas de la NFL.

Patriots apenas convirtió tres de 12 oportunidades en tercer down, las tres veces fueron con pases completos a Edelman, quien promedió poco más de 8 recepciones para 129 yardas en sus tres juegos de playoffs.

Edelman siempre estuvo presente. La ofensiva de Rams ni siquiera se presentó.


“Lo único que importa es que ganamos”, dijo el MVP. “Fue un año muy alocado. Los muchachos que tenemos son un grupo de guerreros”.

Sumaron apenas 57 yardas totales en la primera mitad, Goff completó apenas 19 de 38 intentos para 229 yardas y fue capturado en cuatro ocasiones y presionado muchas más. Todd Gurley, quien encabezó a la NFL en touchdowns esta campaña, apenas 34 yardas totales y nunca fue factor.

De lo poco que pueden presumir es que Johnny Hecker ahora tiene el despeje más largo en la historia del Super Bowl con su patada de 65 yardas en el tercer cuarto

Los únicos puntos de Los Ángeles llegaron por conducto de un gol de campo de Greg Zuerlein de 53 yardas, el segundo más largo en la historia del Super Bowl.

“Hasta donde yo sé, las defensivas ganaban los campeonatos”, dijo el running back de los Rams, C.J. Anderson.

Y así sigue siendo.

Atlanta/AP

Share This:

Por

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!