La sierva de Dios María Esperanza Medrano de Bianchini, recordada en el mes de su cumpleaños

María Esperanza Medrano de Bianchinni, una religiosa que siempre dejó muy claro su amor por Dios, propagó la unión y reconciliación de todos los pueblos del mundo.

Según una nota de prensa, esta venezolana nació el 22 de noviembre de 1926, y por ello se recuerda este mes, luchó durante toda su vida por la unión de la familia y por la Iglesia. Promovió incesantemente la iglesia doméstica sembrando los valores que conducen a la práctica de las virtudes: amor, caridad, humildad, esperanza, paciencia, fortaleza y una fe inquebrantable.

Su obra

Monseñor Ovidio Pérez Morales, obispo emérito de Los Teques, considera que la obra de la sierva de Dios María Esperanza de Bianchini, sembrada en la Coral Betania y Fundación Betania es un regalo de Dios, ya que están “en el servicio evangelizador de la Iglesia. Constituyen un punto de apoyo, un instrumento de motivación, de elevación espiritual y son motivo de alegría para la Iglesia de Venezuela”.

Pérez destaca el compromiso de llevar el nombre del Señor que caracteriza esta gran obra internacional.

En esta misma línea, monseñor Georges Kahhale, Exarca Apostólico de los griegos melkitas en Venezuela y miembro de la Conferencia Episcopal Venezolana, ha expresado: “La sierva de Dios María Esperanza ha dejado un profundo recuerdo en los corazones, en la comunidad, y no solo en Betania, sino en el mundo entero, a través de comunidades de Betania que llevan el mensaje de paz y reconciliación de los pueblos”. Ha extendido su deseo de que sea elevada a los altares para seguir su ejemplo de amar a todos, hasta a los enemigos y transmitir el mensaje de Cristo, que era siempre el amor.

Más testimonios

Monseñor Pío Bello Ricardo, jesuita, doctor en teología, con tesis en psicología, recibida en la facultad de Oña (Burgos, España), quien aprobó oficialmente la aparición de la Santísima Virgen en Finca Betania, declaró: “La Sra. María Esperanza es una gran consejera y alrededor de ella se ha formado un gran grupo de personas que siguen sus orientaciones y consejos en la vida espiritual con el trasfondo de las apariciones de nuestra Santísima Virgen María en Finca Betania. […]. Ella es una persona muy cristiana con una gran vida de oración y un gran don de consejo para todas las personas que se acercan a ella, pidiendo sus oraciones o en busca de sus consejos. Realmente, ella es la protagonista de estas apariciones (de la Virgen de Betania) y bendito sea Dios por todo lo bueno que ha hecho a las personas que se le han acercado”.

“Jesucristo dijo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos (Mateo 5, 3). Los pobres en espíritu se reconocen por su humildad y la humildad fue la virtud sobre la que más hizo hincapié la sierva de Dios María Esperanza durante toda su vida. Inclusive se le oyó decir en muchas oportunidades una frase que está ahora grabada en el féretro que contiene sus restos: La humildad es el puente de cristal que nos conduce al cielo”, agregó.

Desea que su ejemplo y vida inspiren al pueblo de Venezuela para que sea una nación donde reine la paz y la reconciliación con Dios y entre hermanos.

Caracas / Redacción Web

Share This:

Por




Publicidad

El Tiempo