Dichos del Papa sobre unión civil animan debate político en Venezuela

Las palabras del Papa Francisco sobre la unión civil entre personas del mismo sexo desataron un debate político en Venezuela a días del inicio de la campaña para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre (6-D).

La legalización de estas uniones ha sido relegada por oficialistas y opositores en un país mayoritariamente católico y donde las autoridades de la Iglesia aún no han emitido comentarios.

El primero en reaccionar fue el mandatario Nicolás Maduro, quien anunció que la nueva Asamblea Nacional (AN) que se instale en enero deberá tener entre sus tareas “el matrimonio LGBT”.

La afirmación generó reacciones encontradas.

Mientras algunos aplaudieron la iniciativa de Maduro y anticiparon que apoyarán una discusión sobre el tema en el Congreso, otros acusaron al mandatario de recurrir al tema para “atraer votantes” a los comicios legislativos, que han sido cuestionados por varios países de la región, la Unión Europea (UE) y una veintena de partidos opositores que llamaron a un boicot alegando que no poseen garantías democráticas.

Reacciones

“Si ya el propio papa Francisco tuvo una expresión como tal, ¿cómo es que la Asamblea Nacional de Venezuela no toca un tema tan sensible en la sociedad?”, indicó el diputado disidente de la oposición y candidato a la reelección José Brito, quien aseguró que de ser reelecto apoyará la discusión. “Hay que abrir el debate. ¿Cuál es el miedo?”, agregó.

Por su parte, la diputada opositora Tamara Adrián, la primera congresista transgénero de Venezuela, atribuyó el comentario de Maduro a una maniobra política.

Adrián dijo a The Associated Press (AP) que está comprobado por estudios hechos en Estados Unidos, Francia y Argentina que estos temas “dan ganancias electorales” y precisó que es un recurso que Maduro “no puede dejar de explotar en ninguna campaña electoral”. Las autoridades electorales anunciaron esta semana que la campaña para los comicios legislativos comenzará el 3 de noviembre.

Incredulidad

Adrián se mostró escéptica de que Maduro o el oficialismo impulsen y aprueben en la ANuna propuesta concreta sobre la unión civil entre personas del mismo sexo y alegó como prueba de ello que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), controlado por el gobierno, tiene pendientes desde hace varios años 25 casos sobre la comunidad LGBT, entre ellos uno que presentó la congresista en 2004 para que se le reconozca su cambio de identidad y género.

En la región, el matrimonio igualitario ha sido aprobado en algunos estados de México y en Costa Rica, Colombia, Ecuador, Brasil, Uruguay y Argentina. En otros países rige la unión civil entre personas del mismo sexo.

En la AN, de mayoría opositora, se encuentra archivado desde hace varios años un proyecto para la reforma de la ley orgánica del registro civil que permite el matrimonio igualitario, el reconocimiento de la identidad de género y los cambios de nombre, indicó Adrián, promotora de la legislación.

La diputada expresó que la iniciativa no pudo avanzar debido al rechazo del TSJ, que ha bloqueado todas las leyes promovidas por el actual Congreso desde que se instaló en 2016.

Caracas / AP

Share This:

Por

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!