Miku: “Los hijos de militares chavistas van con Ferrari a los restaurantes”

 El venezolano Nicolás “Miku” Fedor, ex de La Liga y que compite ahora en la India, ofreció una entrevista a la emisora española Radio MARCA y habló un poco sobre su posición ante los chavistas y maduristas. 

Respecto a la situación de su país, el jugador del Bengaluru FC fue claro: “No hubo un golpe de estado ni se autoproclamó como se dice en España. El presidente está haciendo uso de una ley que está redactada, es legal.

Todos los que estamos esperando para la mejora de nuestro país esperamos que tengamos apoyo internacional. Creo que el gobierno español se acabará pronunciando. El relimen anterior ha hecho cosas buenas, no voy a mentir, pero se les fue de las manos y se han enriquecido. Vivo en Madrid y los hijos de militaristas chavistas e hijos de políticos van aquí con Ferrari y van a restaurantes con el dinero del pueblo. El que no va a Venezuela no sabe lo que ocurre. Yo que voy a menudo puedo decir que la situación es dramática”, y aseguró que todo podría ir peor

“Tristemente me parece que va a ser el desenlace. Las protestas están siendo muy grandes, me dicen allí que ‘si no corremos, nos disparan con balas de verdad y a matar’. Ellos saben que pueden ir a la cárcel, hay un grave error en Venezuela y es que la guardia nacional está militarizada. Durante 20 años ha sido así”, resume apenado.

“Miku” ofreció algunas palabras sobre el argentino Maradona, quien abiertamente a apoyado al gobierno de Nicolás Maduro. “Como deportista es imposible juzgarlo porque lo consiguió todo y fue un ídolo. Lo que pasa en Venezuela es que hay mucho dinero y, cuando la gente tiene poca moral, te compran muy rápido. No lo sé, pero al final opinar desde fuera no es fácil. Le invitaría a vivir en un barrio venezolano y opine. Es fácil hacerlo desde Dubái o México sin estar ahí. Todo esto es una tapadera. Aquí un día el pollo vale 2.000 y al día siguiente 5.000″.

Los locutores le preguntaron si habría sentido miedo en Venezuela y respondió que después de convertirse en padre, las cosas no volvieron a ser iguales. “Ahora que tengo niñas sí. Cambia todo, la percepción. Tomo muchas precauciones cuando voy. Nosotros nos manejamos porque crecimos allí y sabemos por dónde moverse. Mis tres niñas son madrileñas y están acostumbradas a otra cosa. Les cuesta cuando les digo ‘no bajes la ventana, no te asomes, vámonos rápido o no hables con nadie en el centro comercial'”.

Share This:

Por

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!