Recargar gas se ha vuelto un “suplicio” en el norte anzoatiguense

Ciudadanos de la zona norte de Anzoátegui aseguran que es un “suplicio” recargar las bombonas de gas doméstico.

En la avenida Intercomunal Jorge Rodríguez se encuentran los centros de recarga de Tigasco y Puerto Gas. Ambas instalaciones amanecen con gente en las afueras a la espera de llenar los cilindros.

Un morador de El Viñedo, quien prefirió no identificarse, comentó que había llegado a la sede de Tigasco a las 5:00 am. Sin embargo le tocó  el número 87 y logró abastecerse pasadas las 9:00 de la mañana.

La señora María, quien quiso identificarse sólo con su primer nombre, dijo que en su caso arribó al sitio luego de las 8:00 am, pero que gracias a que otra persona, desde temprano,  le marcó un puesto en la fila pudo surtir su bombona de manera rápida.

Para antes del mediodía, cuando aún quedaban personas en espera, el butano se agotó y los que aún esperaban debieron retirarse porque, según trabajadores, volverían a surtir al día siguiente.

Puerto Gas no escapa de la misma realidad. Desde las primeras horas de la mañana, a las afueras de esta empresa se concentran habitantes provenientes de los municipios Bolívar, Sotillo y Urbaneja con el objetivo de regresar a casa con el carburante para cocinar.

Algunos también tienen que lidiar con el hecho de retirarse con las bombonas vacías.

En las casas y bodegas donde se distribuye gas con camiones de las empresas asociadas, se repite la escasez. “A veces duran hasta tres y cuatro semanas sin recibir bombonas”, refirió Gloria Vásquez, vecina de La Floresta.

Aunado a ello, los elevados costos en que expenden los cilindros en estos negocios, obligan a los residentes a desplazarse “como sea” hasta a la avenida Intercomunal.

La bombona de 10 kilos en las distribuidoras comunales puede llegar a valer hasta 160 mil bolívares, la de 18 kilos sobrepasa los Bs 200 mil y la de 43 kilos se ubica hasta en Bs 250 mil. Todos estos precios, en su mayoría, deben ser cancelados en efectivo, a excepción de algunos comerciantes que aceptan transferencias.

“No sólo venimos porque no se consigue (gas) en las comunidades, sino porque nos ahorramos algo de plata”, expresó el ciudadano Alexis Baruta.

En los llenaderos, surtir las bombonas domésticas es más económico. Las “pequeñas” se ubican entre Bs 45 mil y Bs 70 mil, las “medianas” oscilan entre Bs 80 mil y  Bs 100 mil y las más grandes alcanzan hasta los Bs 150 mil. Además los montos pueden ser pagados por punto de venta.

Puerto La Cruz / Andrea Aroca

Share This:

Por

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!