Con posiciones divididas y un trámite menos ante el CNE se inició camino al revocatorio

La activación del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro era una de las materias pendientes de este 2022 para la oposición, que desde ya aborda este camino en medio de diferencias y falta de unidad sobre la estratega a seguir.

Por un lado, se encuentran los que consideran que no se puede renunciar a un derecho constitucional y por el otro, los que creen que se trata de una pérdida de tiempo y un desgaste de esfuerzo de cara a lo verdaderamente importante: organizarse para las presidenciales de 2024.

De manera expedita, el Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó este lunes tres solicitudes de inicio de procedimiento para la consulta revocatoria impulsadas por las agrupaciones Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover); Todos Unidos por el Referendo Revocatorio y el Comité Ejecutivo Nacional de Confedejunta, en conjunto con el Comité de la Democracia Nacional como Internacional.

Iniciativa

Desde el pasado 10 de enero, fecha en que se cumplió la mitad del mandato del presidente Maduro, los grupos interesados en promover el referendo en su contra, tenían luz verde para introducir los recaudos correspondientes para su activación.

Inicialmente, el Poder Electoral debía recibir las solicitudes y entregar un formato de planilla con el cual se procedería a recoger las manifestaciones de voluntad de, al menos.1 % de los votantes inscritos en el Registro Electoral (RE) en cada uno de los estados y el Distrito Capital, con la finalidad de constituir el grupo promotor del revocatorio, según lo dispuesto en una normativa de 2016. Esto significaba contar con la cifra previa de 212 mil 678 electores.

Sin embargo, el CNE decidió dejar sin efecto este paso -ahorrando al menos 62 días al proceso-, y luego de declarar en menos de 24 horas la procedencia de las tres peticiones, anunció que a partir de este momento la Junta Nacional Electoral deberá pasar a la fase siguiente y elaborar un cronograma para la recolección de 20% de manifestaciones de voluntad de los inscritos en el RE, según lo establecido en el artículo 72 de la Constitución Bolivariana.

En este caso, se necesitarían por lo menos 4 millones 253 mil 563 firmas para proceder a organizar la consulta. Luego de esto, se necesitarían 6,3 millones de votos para concretar en las mesas de votación del país, la revocatoria de mandato.

Diferencias

El representante de Mover, Nicmer Evans, impulsó durante todo el 2021 la iniciativa revocatoria, y confía en la posibilidad de alcanzar los 6,3 millones de votos.

En las pasadas elecciones del 21 de noviembre (21-N), todas las organizaciones no oficialistas acumularon 4,6 millones de sufragios, por lo que se necesitaría motivar la participación de 1,7 millones de electores adicionales para concretar la salida de Maduro de Miraflores.

Evans anunció este lunes que ya hay 19 entidades movilizadas por su agrupación, para activar el revocatorio.

El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), Benigno Alarcón, se mostró partidario de impulsar la consulta. “El referendo revocatorio es un derecho electoral establecido en la Constitución. Si no se respeta ese derecho ¿por qué debemos esperar que se respete el derecho a elegir y no se deterioren las condiciones electorales en el 2024?”, apuntó.

Escepticismo

Sin embargo, otros dirigentes y analistas manifestaron su escepticismo sobre la posibilidad de llevar a buen puerto la iniciativa.

“El Referendo Revocatorio fue una figura impuesta por (Hugo) Chávez en la Constitución para disminuir la tensión sobre la extensión del mandato presidencial a seis años y luego imponer la reelección indefinida. Hay gente que le encanta seguir las directrices ‘rojitas’ y ensartarse en la estaca”, señaló Leonardo Morales, politólogo, académico de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Consultor Político-electoral.

El rector del CNE, Enrique Márquez, apuntó si bien los ciudadanos tienen plena legitimidad para solicitar su activación, el referendo es un camino “que no va a ser sencillo”. “Nuestra obligación y lo hacemos con responsabilidad republicana, es ayudar a que este derecho pueda ser solicitado y desarrollado de manera apropiada por el CNE y la ciudadanía”, acotó.

Caracas / Rodolfo Baptista

Share This:

Por




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo