En el sector neoespartano de Bella Vista, los vecinos claman por la llegada del agua (+Fotos)

Vivir en Bella Vista, sector ubicado en el municipio Mariño del estado Nueva Esparta, representa un verdadero acto de heroicidad y paciencia.

¿El motivo? Contar con el servicio de agua potable se convirtió en una auténtica rareza para cada uno de los habitantes que residen en Los Delfines, una de las comunidades que componen la zona.

De acuerdo con los vecinos, la empresa Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) sólo habilita el recurso hídrico una vez por mes y es genera que un reducido grupo de personas tenga la capacidad de llenar sus recipientes.

El agua sólo llega por las tuberías una vez cada mes

“La situación del agua es bastante crítica. La ponen muy poco y sólo los que tienen bombas en sus casas pueden llenar tanques y tobos, mientras que el resto de la población no lo puede hacer. Cuando eso pasa, se generan incomodidades”, relató Carlos Lares, uno de los afectados por el problema.

Una alternativa

Ante la sequía, los individuos optaron por trasladarse hasta a la avenida 4 de Mayo para surtirse de agua de una toma cercana a la estación de bomberos insular. Allí se abastecían cada 15 días. Lo hicieron varias veces en 2020, pero en 2021 no pudieron realizar más esa acción porque cerraron la llave sin una razón justificada.

“Nos dijeron que esa llave las cerraron los miembros del consejo comunal de Los Delfines. De verdad no sé cuál será el motivo, pero nos quitaron el chance de solventar nuestra situación. Aquí la mayoría de los vecinos no tienen agua y esa era una alternativa vital para nosotros”.

Los vecinos aguardan en sus casas el momento en el que llegue el recurso hídrico

Una necesidad

Lares relató que todavía no acudieron ante los entes gubernamentales para pedir ayuda, porque la mayoría de las veces los funcionarios tardan muchos meses en atender sus solicitudes.

En vista de eso, y ante la necesidad de hidratarse, los pobladores de Bella Vista se vieron forzados a pagar camiones cisternas para poder tener algo de agua en sus hogares, a pesar de que ello represente un gran gasto.

“Entre varias personas hacen colaboraciones para que se puedan traer cisternas y ayudar un poco a la gente. Se le da un pequeño porcentaje de agua a cada familia para que pueda soportar un período de tiempo muy corto, pero de verdad nos resulta complicado todo esto”, agregó.

Porlamar / Joseph Ñambre

Share This:

Por




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo