Colombianos recibieron con júbilo a Egan Bernal tras ganar el Tour de Francia

Miles de entusiastas aficionados recibieron con una fiesta popular a Egan Bernal, el campeón del Tour de Francia, en su ciudad natal, festejando la primera vez que un latinoamericano gana la carrera más prestigiosa del ciclismo mundial.

Bernal pedaleó hasta la plaza central de Zipaquirá el miércoles, luciendo la icónica camiseta amarilla del Tour, mientras que unas 3.000 personas vestidas del mismo color coreaban su nombre.

El ciclista de 22 años ganó el Tour el mes pasado por delante de su compañero de INEOS y campeón defensor, Geraint Thomas, convirtiéndose de paso en el campeón más joven de la competencia desde la Segunda Guerra Mundial. Su victoria ha sido celebrada ampliamente en Colombia, que ha producido varios ciclistas de clase mundial pero nunca había ganado el Tour.

Cuando Bernal volaba de regreso al país desde Europa, una tripulación de la aerolínea colombiana lo vio en el avión y festejó su presencia con un brindis y champán gratis para los pasajeros. Seguidamente fue llevado en helicóptero a la ciudad de Zipaquirá, unos 50 kilómetros (30 millas) en las afueras de Bogotá, la capital.

“Si alguien hubiera ido a mi barrio hace algunos años y me hubiera dicho que iba a ganar el Tour de Francia, yo no lo hubiera creído”, dijo Bernal en el escenario preparado para los festejos. “Hoy me siento muy orgulloso de ser colombiano y de haber podido traer esta camiseta a Colombia”.

Con sabor especial

La victoria tiene un eco especial entre los residentes de las descuidadas áreas montañosas, de donde provienen los mejores ciclistas del país.

Bernal se crió en Zapaquirá, unos 2.800 metros (9.200 pies) sobre el nivel del mar. Su padre fue un guardia de seguridad en la principal atracción turística de la localidad, una mina de sal que alberga una catedral. Su madre trabajó en cultivos de flores.

Los amigos de Bernal dicen que éste se fijó objetivos ambiciosos desde el que era niño, entrenando arduamente para abrirse paso en el circuito internacional de ciclismo y beneficiándose de los entrenamientos de altitud en las montañas de Colombia.

“Es un ‘man’ (tipo) que tiene un hambre de triunfo insaciable”, dijo Félix Barón, amigo de la infancia y ciclista profesional que condujo dos horas desde su granja para asistir a la celebración. “Como un águila que pone el ojo en algo y lo coge”

En un momento, frustrado por sus decepcionantes resultados, Bernal dejó de entrenarse y se inscribió en una universidad local para estudiar periodismo. Pero su mentor lo convenció en regresar, prometiendo que pagaría por los estudios de Bernal si su carrera deportiva no progresaba.

Bernal ganó varias competencias regionales de ciclismo de montaña y entonces se concentró en el ciclismo de ruta. Comenzó a competir en Europa con Androni, un equipo italiano que lo contrató a los 18 años.

El miércoles, el alcalde de Zipaquirá Luis Rodríguez describió a Bernal como un ejemplo para la juventud colombiana.

“Gracias a Egan han visto que con sencillez, con humildad con disciplina se pueden lograr grandes triunfos”, dijo. “Con sus pedalazos puso a vibrar el corazón de los colombianos en un solo ritmo”.

Alguien le preguntó a Bernal si su nuevo status como campeón del Tour de Francia pudiera crear una batalla por el liderazgo en el equipo Ineos.

El capitán del equipo en las grandes rondas ha sido Chris Froome, el británico que ha ganado cuatro veces el Tour, y el equipo pudiera contratar muy pronto al ecuatoriano Richard Carapaz, último campeón del Giro de Italia.

Bernal dijo que se sentiría feliz apoyando a Froome u otro compañero en carreras futuras si es lo que le pide el equipo. Pero dijo que le gustaría también traer otro cetro del Tour a Colombia.

“La carretera pone a cada uno en su sitio”, dijo Bernal. “Lo importante es disfrutar este Tour de Francia, y seguir montando en bicicleta porque es lo que me gusta”.

Agencias / Bogotá


Share This:

Por

Publicidad

Publicidad


Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!