El esloveno Tadej Pogacar se corono en el Tour francés que desafió al COVID-19

En una actuación memorable al debutar en un Tour de Francia, Tadej Pogacar se proclamó el domingo campeón de la máxima prueba del ciclismo mundial en la víspera de cumplir sus 22 años.

Pogacar se convirtió en el segundo campeón más joven en los 117 años de historia de la carrera, que se pudo completar en medio de una pandemia de coronavirus que en los últimos días ha empeorado en Francia.

Portando una máscara amarilla para combinar con el maillot amarillo de ganador, Pogacar subió a lo más alto del podio con el atardecer de fondo. Se transformó de un prodigio prometedor en una superestrella del ciclismo, el ganador más joven desde la Segunda Guera Mundial y el primero proveniente de Eslovenia. Aunque la máscara escondió su sonrisa, las arrugas en los ojos revelaron su sonrisa.

“Es lo mejor de lo mejor”, dijo. “Han sido unas increíbles tres semanas de aventuras”.

Su victoria fue increíble, por la manera cómo la consiguió: en el último aliento, al emerger victorioso en la penúltima etapa previo a la procesión hacia los Campos Elíseos de París.

A lo largo del maratón de ciclismo en las cinco cordilleras de Francia y los 3.482 agotadores kilómetros (2.164 millas), Pogacar mantuvo el liderato de la carrera y la icónica casaca amarilla sólo una etapa., la última y más importante para llegar a París, con una bicicleta amarilla para combinar.

En una dramática contrarreloj el sábado, Pogacar dejó a todos sin alientos al quitarle el liderato general a su compatriota Primoz Roglic.

Fue el primer 1-2 de un país desde que los británicos Bradley Wiggins y Chris Froome acabaron en ese orden en el Tour de 2012. El australiano Richie Porte, a sus 35 años, completó el podio, tras una brillante cronometrada que le permitió saltar del cuatro al tercer puesto general.

El ciclista irlandés Sam Bennett ganó el prestigioso sprint final hacia el bulevar de los Campos Elíseos, su segundo triunfo en una etapa de este Tour. También ganó la camiseta verde, que se le otorga a quien tiene más puntos en los sprints durante y al final de las etapas.

Con cazabombarderos dejando estelas de rojo, blanco y azul en el cielo parisino sobre el pelotón, el Tour también cantó victoria — sobre el coronavirus.

Cuando el Tour, pospuesto debido a la pandemia de su usual fecha en julio, largó en Niza hace tres semanas, no estaban seguros que suficientes corredores se mantendrían sanos para la llegada a París.

Ninguno de los 176 corredores que tomaron la largada, o los 146 que llegaron a París, dieron positivo en los múltiples tests, avalando la burbuja sanitaria establecida por los organizadores del Tour para evitar contagios.

Aficionados a lo largo del camino vitorearon a los competidores, respetando la petición de los ciclistas de que utilizaran máscaras. En las salidas y llegadas los mantuvieron alejados.

París / AP

Share This:

Por

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!