Comerciantes: ventas en el bulevar 5 de Julio de Barcelona siguen en picada

Este año, para los anzoatiguenses los estrenos navideños no son prioridad. Ante el alto costo de las prendas de vestir, los ciudadanos han decidido invertir el dinero en alimentos y otras necesidades, lo cual representa un bajón en las ganancias de los comerciantes de este rubro.

Propietarios de tiendas de ropa y buhoneros del bulevar 5 de Julio de Barcelona se muestran preocupados por las escasas ventas que se han  registrado en lo que va de la temporada navideña 2018.

Luego del aumento salarial, los dueños de los establecimientos comerciales se han visto obligados a ajustar los precios de la mercancía, lo que ha dificultado, aún más sus ventas. Así lo afirmó Karina Hernández, quien atiende su propio local de ropa para damas.

Hernández explicó que para esta temporada no ha hecho falta contratar personal adicional, como lo hicieron  en años anteriores, cuando tuvo hasta 15 empleadas. Refirió que actualmente por la ausencia de clientes, con tres jóvenes ‘’basta y sobra’’ para atender el negocio.

Lo propio señaló Juan Fermín, quien es el encargado de una tienda de atuendos para caballeros y niños. Comentó que las ganancias este año han sido más bajas que en 2017.

Sin estrenos

Los ciudadanos admitieron que este año comprar ropa nueva para Navidad  no es una posibilidad, pues las damas necesitarían invertir más de cuatro salarios mínimos en una blusa y pantalón nuevos, dado que se ofrecen en ocho mil y 11 mil bolívares soberanos, respectivamente.

Arelis Marchán, residente de la calle Caracas de Barcelona, confesó que como en los últimos tres años, esta vez tampoco estrenará ropa en Nochebuena ni Año Nuevo.  ‘’No les voy a comprar ni a mis hijos, ya ellos entienden que la plata no alcanza para eso, lo importante es resolver la comida’’, expresó.

En el bulevar, el costo de los pantalones para caballeros oscila entre 10 mil y 12 mil bolívares soberanos, en tanto que  las camisas tienen un valor de nueve mil y 15 mil bolívares soberanos. El calzado no escapa de esta realidad: un par se consigue  entre 10 y 15 mil bolívares soberanos.

Ropa usada

Los expendios de prendas de segunda mano han sacado provecho de la situación económica.  Ante la dificultad de la gente para comprar ropa nueva, se presentan como la mejor alternativa.

Jackeline Urbáez, residente del sector La Montañita de Barcelona, aseveró que ya compró la vestimenta de ella y sus hijos,  pues   desde noviembre visita las ventas de ropa usada. Considera que es la única forma de hacerlo actualmente.

En estos lugares, los precios de blusas y pantalones de damas y caballeros van desde los dos mil hasta cinco mil bolívares soberanos. Asimismo, los atuendos para niños se comercializan entre los tres mil y seis mil bolívares soberanos, dependiendo de la calidad de la prenda.

Los intercambios de alimentos también se presentan en estos espacios. Harina de maíz, arroz y pasta son dados como forma de pago. Así lo afirmó Nereida López, quien atiende un puesto de ropa usada y aseguró que de esta manera ‘’se sale más rápido de la mercancía y se tiene la comida’’.

María Fernanda Pereira/ Pasante USM

Share This:

Por

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!